martes, 9 de octubre de 2012

Otra para niños y no tan niños! :-)


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La cara sonriente de las estatuas de los budas no son casualidad.

      Eliminar
  2. El dibujito es entrañable y refuerza cierta sensación de inocencia. Últimamente noto que, a medida que me esfuerzo en desaprender, los niños me miran con bastante curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la parte bonita de los niños, y remarco también esto porque también tienen la parte mala, los niños pueden llegar a ser muy crueles entre ellos.

      Eliminar
  3. Yo diría que, en esta sociedad, conservan la pureza intacta hasta los tres años. Es una apreciación sujetiva. Luego, a base de absorber (pues son como esponjas) estímulos de mierda, comienzan a integrar una serie de hábitos y esquemas preconcebidos altamente perniciosos. Aunque no puede, ni mucho menos, decirse que todos los niños del mundo nacen con idéntica idiosincracia. Cada uno lleva en su seno el germen de una futura personalidad INDIVIDUAL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En paises como India o Tailandia el panorama de la infancia es también brutal. También la madre naturaleza ya condiciona a las crias de las especies en la lucha por la supervivencia. Solo hay que observar a los conejitos cuando van a mamar de su madre y dejan al último y menos desarrollado sin mama a la que agarrarse.

      Los niños no son una excepción en esto cuando a partir de cierta edad detectan a alguien que les llama la atención, sobretodo si es más debil. Claro está que si no fueran conscientes del entorno competitivo esa "inocencia" tendría más longevidad. También hay humanos que nacen más predispuestos a la bondad o a la rapiña. El factor determinante luego es el alma de la persona.

      Eliminar