domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Cuánto tiempo va a durar esto?

Como son las 1:25 de la madrugada y no pego ojo me voy a poner a escribir en el blog a ver que sale :-)

Seguramente muchos de los que lean estas líneas habrán pasado o estarán pasando por etapas difíciles en su vida, aquellas en las que nos hacemos un montón de preguntas y en la que hacemos la pregunta  ¿Cuánto tiempo va a durar esto?, ¿Por qué a mi? o ¡No me lo merezco! a Dios, el Destino o cualquier ente o concepto personal e impersonal que consideramos Creador del mundo que nos rodea.  Si es así, bienvenidos al club porque es lo normal cuando tienes una cierta edad y te replanteas según que cosas.

Recuerdo que me pasaba bastante hace años [ahora casi nada], así que creo que puedo hablar con conocimiento de este tema. Y hablo en pasado porque creo que gracias al Zen y el Taoísmo he dado con una explicación nacida de la experiencia, y es ni más ni menos que todo lo que experimentamos en la vida tiene un sentido: la vida es cuando nacemos, un día bueno, un día malo, la noche en la que te acuestas con la mujer que tanto te gusta, la primera noche después de la ruptura con ella, aquella discusión agria con un desconocido, aquella agradable conversación con otro, etc... Todo, absolutamente todo, es un engranaje o mosaico en el que se va hilando lo que van a ser las directrices de nuestro desarrollo como personas y como espíritu. Como decía Antonio Machado, Caminante se hace camino al andar, y ello solo tiene sentido si caminamos, tropezamos y volvemos a levantarnos. Lo normal es gozar y sufrir a partes iguales, tan simple como eso. Para catar lo bueno hay que pasar por lo malo, de ahí que lo malo pueda convertirse en bueno (y viceversa). Es una buena manera de ver todo más relativo y con un desapego sano.

¿Y qué pasa cuando nos atormentamos o pensamos que todo es una gran mentira? Quizá es nuestro ego o YO que piensa en terminos de dentro y fuera, cuando en realidad todo es Uno, todo es lo mismo. Como dije en otra entrada, creo que nosotros creamos el mundo que nos rodea, no el mundo a nosotros. Este pensamiento último es el más extendido y resulta dificil desapegarse de él, y no es raro en momentos de sufrimiento o disgusto negar lo que se encuentra fuera de las fronteras de nuestro cuerpo.

Creo que esta es la raíz primigenia de la creencia fanática en los movimientos de Conspiración (no problem si se especula sobre ello de forma serena). La sabiduria es hija de la duda, es evidente, pero la duda ante lo establecido o estandarizado no tiene que significar una creencia ciega en teorías y suposiciones no contrastadas en la inmensa mayoría de los casos. Si no hace así, paradojicamente se crea una Matrix y tendríamos dos, la que dicen los prebostes de la Conspiración que es la vida que nos rodea y la que surge de las ídeas de estos (solo que estos últimos no tienen el dineral que tienen los Mass Media). Ni una cosa ni la otra, debemos ser capaces de dudar siempre. En última instancia, es nuestro interior el que tiene que dar la respuesta a nuestras necesidades.  Como me dijo un querido amigo en una de nuestras conversaciones, sea cual sea la verdad... ¿Que coño importa si ello no repercute en nuestra vida cotidiana y el lunes tenemos que volver a un trabajo anodino?

Tampoco en el otro lado de la balanza (el establiment científico) no habría que descartar tajantemente las teorías que no encajan en un momento determinado, recordemos aquella teoría que sostenía que los dinosaurios desaparecieron por el impacto de un meteorito, rechazada y verificada por descubrimientos que probaron que efectivamente pasó algo hace 65 millones de años. Más que un SI o un NO, deberíamos probar un más verdaderamente científico -por la curiosidad- ¿Y Por Qué No? (como en las recientes investigaciones científicas sobre las ECM o Experiencias Cercanas a la Muerte). Así el margen de libertad es muy grande, y no hay que ser muy listo para ver que el avance del saber y el conocimiento siempre ha sido en libertad, no bajo el yugo de un poder religioso castrante. Puede que la ciencia no sea 100% infalible, ya que depende de la tecnología y descubrimientos del momento, pero su capacidad de progresión es infinita (como lo demuestran los actuales estudios sobre física cuántica y el diálogo con una religión con la que comparte parte de esa actitud científica: el Budismo).

Pero que duda cabe que la Conspiración es un juego de niños si lo comparamos con una diatriba dentro-fuera tan nociva como es la elección de un cabeza de turco como culpable de las desgracias propias y ajenas, recurso muy manido en política e identidades nacionales; y más cuando se quiere evadir toda autocrítica e introspección interna. A través de esta rendija se cuelan los prejuicios históricos a colectivos como el judío o el musulmán y la tan utilizada asociación  de una opción política a una nacionalidad o cultura concretas. En mi humilde opinión, veo absurdo simplificar la palabra español como sinónimo de simpatizante de derechas y catalán como sinónimo de nacionalista. También puede llegarse a niveles sesgados en este mundo de militancias y colores, aplaudiendo en uno lo que se crítica en otro (como por ejemplo la misandria de ese feminismo radical tan de izquierdas en contraste con las actitudes misóginas ya condenadas de por sí). No hay que marear la perdiz, un doble rasero es un doble rasero y la corrección política es el monarca de este reino.

Creo que hacemos más y mejor por la libertad de expresión cuando se hace desde la independencia y la ecuanimidad. La militancia política, de izquierdas y derechas, hace ser tibio cuando quién comete las tropelías es uno de los "tuyos". Un ejemplo de ello es como la izquierda carga las tintas contra Israel y es contemplativa con los movimientos extremistas de izquierdas, o como la derecha trata a Israel de salvaguarda de Occidente y a todos los musulmanes como integristas (igual de temerario que hacer ver que no existen radicales islámicos). Ni una cosa ni la otra, pero a ver quién de estas dos militancias se atreve a dar el paso y decir esta boca es mía. Es lícito tener preferencias y opiniones, pero un dualismo en estos temas ya sabemos lo que provoca: Guerra y Dolor.

Todo es mucho más sencillo de lo que parece. Cuando se fluye los conceptos dentro y fuera desaparecen, y se puede interactuar con el todo como si  la Tierra o el Universo fueran el cuerpo humano y nosotros uno de los incontables glóbulos rojos que lo recorren. Somos vida, somos amor, somos indivisión. Y cuando eso ocurre, la pregunta ¿Cuánto tiempo va a durar esto? tiene como respuesta: "¿Qué importa?".

5 comentarios:

  1. Prefiero hablar de exo-historia, exo-ciencia y exo-arqueología. El término 'conspiranoia' está muy trillado e invita a la suficiencia y a la burla. Muchos grandes, valientes y anónimos héroes han muerto o han sido reducidos al ostracismo debido precisamente a su coraje y su capacidad visionaria. Me viene a la mente, por ejemplo, el asesinato de Phil Schneider (ingeniero norteamericano implicado en la construcción de bases militares subterráneas) o la vergonzosa condena al olvido de Nikola Tesla, uno de los más importantes inventores y científicos de la historia. En ambos casos, su altruismo y su preocupación por el devenir de los hombres fueron perseguidos y castigados.

    En la cima de la pirámide pululan una serie de siniestros personajes que han hilachado durante siglos una suerte de mátrix perversa y retorcida. Una mátrix que ellos intentan colarnos como la Realidad. Se nos dice qué pensar, qué creer, qué adorar... y muy pocos se cuestionan la naturaleza última de todo este corrupto y mezquino entramado.
    Parte de su intención, en mi humilde opinión, es alejarnos de nuestra naturaleza divina y de nuestro verdadero potencial. Porque envidian nuestra capacidad para conectarnos con la Fuente.

    En fin... que hay que cuestionárselo todo. Separar el grano de la paja es una tarea íntimamente personal y la capacidad de acierto dependerá en mayor o menor medida de la intuición y la amplitud de miras de cada individuo.
    Sí que es cierto que en determinados foros, llamémoslos o no 'conspiranoicos', podemos llegar a encontrar el mismo grado de ceguera espiritual, arrogancia y estupidez congénita que en el 'establishment' científico, histórico y cultural ortodoxo. La acumulación de conocimiento e información, por muy interesante y arriesgada que sea, nada tiene que ver con la sabiduría. Y, desde luego, no te garantiza ser mejor persona. Porque el ego es astuto y siempre está dispuesto a adoptar nuevos ropajes.

    Pero de eso se trata. Libre albedrío. Que cada uno decida en qué creer, siempre que respete el derecho del otro a pensar -y a indagar- por si mismo. No existen las verdades ni las certezas absolutas.

    Salvo quizás una...

    A Sri Nisargadatta le preguntaron si en la miríada de universos que componen lo Manifestado existía algo de valor.

    A lo que el maestro contestó:

    -'Sí. El poder del AMOR.'


    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Como ya sabes, amigo Ibur, la Conspiración me tira para atrás por las energias negativas que me transmite este mundo. Será por lo que dices de ceguera espiritual. Y puestos a hablar de suficiencia, estos no se quedan cortos hablando de los que llaman borrego-Matrix. Suena muy totalitario. Asi no se cambía el mundo.

    Pero, como bien dices, mientras que la premisa principal sea el respeto por las opiniones, todo irá bien.

    Respecto a lo de la humanidad y luz, mi opinión es que creo que no somos demonios pero tampoco somos lo contrario. Somos yin y yang. Y cada cual es culpable parcial de su vida (con sus aciertos y sus fracasos), no hay que echar la culpa en exclusiva a esos presuntos titiriteros.

    Sobre Tesla, tampoco es tan olvidado o irreconocido como se dice. Por ejemplo, en la Wikipedia existe un extenso artículo sobre él:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Nikola_Tesla

    Y respecto al amor, eso es lo que mueve realmente el mundo y lo único que debería importar. Con amor viene el respeto, y con el respeto viene el amor.

    ResponderEliminar
  3. Lo de Tesla es un ejemplo convencional. La punta del iceberg. La madriguera del conejo es mucho más profunda de lo que parece. Y, si no, al tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Tesla tiene más pinta de inventor maldito, como Poe en la literatura y poesía. Madera de personajes cuya obra es reconocida mucho tiempo después.

    ResponderEliminar
  5. Se debe tener la facultad de dudar siempre, ya sea uno de ciencia ortodoxa o alternativa, espiritual o no espiritual, de izquierdas o de derechas, etc... Lo que no hay que hacer es violentar para imponer nuestros puntos de vista, y esto nos concierne a todos para hacer un mundo mejor (y en especial al mundo de la conspiración y de la izquierda alternativa, donde se habla de la credulidad de los demás pero no se plantean si ellos también son manejados).

    ResponderEliminar