miércoles, 18 de agosto de 2010

Taisen Deshimaru: "Autobiografia d'un monjo zen"

Taisen Deshimaru (1914-1982) es el responsable de la difusión del Budismo Zen estricto en Europa, maestro directo de figuras europeas del zen como el francés Kosen Thibaut y el español Dokusho Villalba. Hizo un gran labor de divulgación con libros como La Práctica del Zen, La Voz del Valle, Preguntas a un Maestro Zen, Zen verdadero. Introducción al Shobogenzo y otros.

Hace algunas semanas leí una nueva edición de la autobiografía de Taisen Deshimaru en Publicacions de l'Abadia de Montserrat (traducida al catalán por Natalia Barenys). Me pareció una lectura muy ágil y amena, donde Deshimaru empleaba un lenguaje cercano, elegante y asequible que permitía empatizar con sus vivencias.

El periodo que abarca este autobiografía comienza en la más temprana infancia de Deshimaru y finaliza a su llegada a Europa a finales de los años 60. Taisen Deshimaru nos cuenta lo que más le marcó, personal y espiritualmente, a lo largo de todos esos años: la devoción de su madre hacia el Amidismo o Budismo de la Tierra Pura (la escuela budista más seguida en Japón), su primer contacto negativo con el zazen en forma de kyosaku, su toma de contacto con el maestro zen Kodo Sawaki y su ordenación como monje, su participación en la II Guerra Mundial cuando le enviaron a Indonesia, etc... Son especialmente dramáticos los capitulos ambientados en la contienda mundial, ya que Deshimaru era testigo de las tropelías de sus compatriotas con los indonesios y los inmigrantes chinos, lo que le llevó a actuar en más de una ocasión (y no precisamente para regalar los oidos a los oficiales nipones). Son entrañables su amistad con la familia china Chinikon (en un contexto donde chinos y japoneses se odiaban a muerte) y su relación entre afectuosa y amorosa con Riiran, una de las muchachas de la familia.

En resumen, una lectura muy recomendable para leer en catalán (si no se tiene costumbre lectora seria en esta lengua) y por los valores intrinsecos que transmite, como por ejemplo querer a las personas  por lo que son en vez de hacer separaciones dualistas por motivos políticos, religiosos, culturales, filosóficos, etc... Es la gran cuenta pendiente que tenemos la humanidad con nuestro pasado, presente y futuro. Tengo la esperanza de que se conseguiremos trascenderla.

Para terminar un enlace con un trabajo sobre esta autobiografía por la profesora argentina Liliana Ponce:
http://ceaa.colmex.mx/aladaa/XII%20CONGRESO%20INTERNACIONAL%20DE%20ALADAA/ponceliliana.pdf

2 comentarios:

  1. Recomiendo con fervor el estudio de la figura de Morihei Ueshiba (Tanabe, 1883-Ayabe, 1968), creador de la disciplina del Aikido ('arte de la paz') y unánimamente considerado como uno de los mejores dai-sensei ('gran maestro') de la historia de las artes marciales.

    Se dice que con ochenta años y un peso de 56 kilos era capaz (sin TOCAR a su oponente) de vencer a cualquier enemigo e inmovilizar a hombretones de tamaño mayestático con un solo dedo. Nunca atacaba, pues eso significaba perder el control. Su dominio del ki era tan abrumador que le llegaron a colgar la etiqueta de archimago.

    En realidad, Ueshiba fue un hombre de paz que evitó siempre que pudo cualquier tipo de confrontación. Muchas de sus hazañas y demostraciones han sido filmadas.

    ResponderEliminar
  2. Ueshiba con el aikido conjuga la esencia taoísta o zen del judo y el bushido, el código de honor samurái.

    ResponderEliminar