martes, 31 de agosto de 2010

Cuento popular taoísta del Caballo Perdido del Anciano Sabio

Portada de la versión de Ediciones Obelisco (con una amena adaptación de Ana Portolés)

Había una vez un campesino sabio y su hijo que tenían un caballo. Un buen día el animal se les escapó y los vecinos del pueblo les fueron a consolar por su mala suerte, pero el campesino les dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que se ha escapado un caballo. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Unos días después el caballo retornó con una yegua, y los vecinos del pueblo felicitaron al campesino y a su hijo por su buena suerte. Como la vez anterior el campesino les dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que el caballo ha vuelto con una yegua. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Al cabo de un tiempo, el hijo del campesino, intentando domar a la yegua salvaje, se cayó y se rompió una pierna. El médico dictaminó que se quedaría cojo para toda la vida. Los vecinos fueron a casa del campesino y de su hijo para consolar a este último, consternado por su mala suerte. Una vez más el campesino dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que mi hijo se ha roto una pierna. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Entonces comenzó una cruenta guerra en el país y un grupo de guerreros vinieron a reclutar de manera obligatoria a todos los jóvenes del pueblo. Cuando se disponían a alistar al hijo del campesino se fijaron en que este cojeaba de una pierna:
- ¿Qué te pasa en la pierna? - preguntó el jefe de los guerreros.
- Me caí de una yegua mientras intentaba domarla. Nunca más podré caminar derecho o correr- contestó el hijo del campesino.
- Así no nos sirves. Necesitamos hombres fuertes para combatir, harás mejor en quedarte con tu padre y tu mujer - dictaminó el jefe.

El campesino dijo:
- ¿Lo entiendes ahora, hijo mío? Los hechos no son ni buenos ni malos en sí mismos, lo que nos hace sufrir son las opiniones que tenemos de ellos. Hay que esperar a como afectan a nuestro devenir. Un día maldijiste tu pierna y ahora es ella la que te ha salvado de una muerte cierta. 

9 comentarios:

  1. La esencia de la santidad consiste en la ACEPTACION plena del momento presente tal y como se nos presenta ante nuestros ojos. Éste es el verdadero núcleo de la práctica espiritual y posiblemente la tarea más meritoria y titánica de todas.

    Con el transcurrir de los años se nos revela que incluso las pruebas más difíciles y las experiencias más desagradables (desde el punto de vista de nuestro limitado ego), atesoran un significado oculto. Para quien lleva años esforzándose en la observación de sus procesos mentales, ésta es una realidad objetiva y hará bien en prestarle atención. El Ser no está reñido con la no-violencia y hará lo que crea necesario para que uno aprenda las lecciones pertinentes.

    Esto lo afirmo por experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la santidad no es ni más ni menos que ser una buena persona, pragmática y dispuesta a dar la mano al ateo, agnóstico y al creyente.

    Las malas experiencias están ahí para aprender de ellas, y no olvidemos que todo puede ser malo o bueno desde nuestro propio punto de vista subjetivo, no objetivo (o como dice mi profesor de meditación zen, "Son las expectativas que nos hacemos"). Como dice el campesino sabio de este cuento taoísta de más de 2.000 años de antiguedad, "El tiempo dirá".

    El único hecho cierto, aquí y ahora, es que hoy es 2 de septiembre. Si ha sido bueno o malo, el tiempo lo dirá :-)

    ResponderEliminar
  3. Caguenla... Ayer quise decir: 'El Ser no está COMPROMETIDO con la no-violencia'. Es decir; que si tiene que crujirte, lo hará sin contemplaciones.

    El término santidad lo aplico a todas esas buenas personas que sin poseer o acumular grandes conocimientos teóricos (o sí), resplandecen de amor y sabiduría.
    Tal vez ellas no lo sepan pero con su sola presencia son capaces de alegrar el corazón más amargo.

    Ya conoces mi opinión acerca de los mercaderes del espíritu...

    ResponderEliminar
  4. Estudio el idioma alemán,
    y una de mis frases favoritas en este idioma,
    es "Alles auf dem Weg " ,
    que viene a significar ,
    ......todo por el camino.....ya se verá...


    El hecho es,
    que he disfrutado con el cuento,
    y me ha recordado esa frase,en mi camino al aprendizaje .

    Namasté .)=

    ResponderEliminar
  5. El mensaje del cuento, que gracias a ti veo también tiene su equivalente en Occidente, nos hace ver que todo lo que nos pasa tiene un sentido (y sobretodo lo que consideramos negativo en un primer momento) :-)

    Namasté a ti también, Angela ;-)

    ResponderEliminar
  6. http://www.youtube.com/watch?v=gWfWK6seIZQ&feature=related
    :)=

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el enlace. Me ha gustado mucho :-)

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el cuento gracias por escribir y tener estos mpmentos para que los demás podamos disfrutarte!!

    ResponderEliminar