sábado, 2 de junio de 2012

Homenaje audiovisual a la ficción de zombis

Un vídeo con ejemplos de artes creativas (1) que han dado buenas obras para este subgénero de terror (cine, literatura, cómic, series de televisión y videojuegos). Encontramos los precedentes literarios de H.P. Lovecraft y Robert E. Howard, la película fundacional La Noche de los Muertos Vivientes (1968) de George Romero, otra película hispano-italiana titulada No Profanar El Sueño de los Muertos (1974) que traumatizó a todo un país cuando se emitió por televisión allá por los años 80 (2), el clásico videojuego Resident Evil 2, el cómic y la exitosa serie de televisión The Walking Dead, etc...(3)


(1) La música está extraída de la banda sonora de la película Zombie por el grupo de rock progresivo Goblin (aunque este tema en concreto es jazz-fussion con todas las de la ley)
(2) Y eso que avisó muy seriamente el presentador del espacio donde se emitió, Mis Terrores Favoritos de Narciso Ibañez Serrador. Para mí y muchos otros chavales españoles de mi generación fue el primer contacto (sin anestesia) con la temática zombi.
(3) Existe más ficción de calidad no recordada en ese momento por el autor del vídeo (la serie de televisión Dead Set o las películas de 28 Días Después de Boyle o Fresnadillo)

ACTUALIZACIÓN DEL 08-06-2012: Se ha colgado en Youtube una segunda parte de este homenaje audiovisual con algunos de los "olvidos" subsanados y otras adiciones como el videojuego Zombie Zombie del ordenador Sinclair ZX-Spectrum, la película REC y otros: 

27 comentarios:

  1. Un género muy apropiado para los tiempos que corren...

    ResponderEliminar
  2. Actualmente la cabeza de cartel es de la serie de The Walking Dead, que nos ha dejado una segunda temporada notable. ¿Que opinais los lectores de este blog?

    ResponderEliminar
  3. Pues que mantiene intacta su capacidad adictiva... y que deja a Rick enfrentado a serios conflictos.

    ResponderEliminar
  4. Algunos se han quejado de que las limitaciones de presupuesto y la marcha de Frank Darabont, alma mater de la serie, le han restado espectacularidad. Pero, en este caso, lo que me ha interesado siempre es la interrelación de los personajes y los conflictos existenciales que de ello se derivan. Y ese aspecto se ha seguido cuidando. Me gusta el cine y la literatura de género... pero siempre que tenga un trasfondo humano y filosófico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Me gusta el cine y la literatura de género... pero siempre que tenga un trasfondo humano y filosófico" [cita]

      Esto que comentas es precisamente lo que me ató a las lecturas de Diario de un Zombi de Sergi Llauger (humanidad y espiritualidad) o de Los Caminantes de Carlos Sisi (lo humano).

      Eliminar
  5. Sobre la serie de Walking Dead... Uf, hay tanta tela que cortar y contar... :-) Podríamos empezar por la relación entre Rick y Shane. Estaremos todos de acuerdo en que al último se le cruzan los cables con bastante asiduidad, pero en muchas ocasiones sus consejos al grupo son los más sensatos en un mundo plagado de zombis.

    ResponderEliminar
  6. Sí. Pero es una bomba siempre a punto de estallar y me gustaría ver cómo hubiera administrado un grupo humano en un mundo ya limpio de zombis. En todo caso, es un animal herido y no sin razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lori, la mujer de Rick, tiene mucho que explicar en la deriva emocional de Shane. Utilizo a Shane cuando creía que Rick estaba muerto, y luego lo dejó de lado e incluso manipuló a su marido para que se pusiera en contra de su amigo. Eso sí, Shane siempre es consciente de sus actos y no se le puede disculpar por esto.

      Eliminar
    2. Sí; Lori tiene tela. Es manipuladora y tiene el corazón seco. Con tal de salvar su camada es capaz de juegos perversos. No conozco su final, pero dudo que acabe bien.

      Eliminar
  7. Aunque Rick, influenciado por su noble naturaleza, ha cometido más de una imprudencia. Esta serie nos demuestra muchas veces que nadie es perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rick es el caballero que todo hombre puede llevar dentro, es precisamente esa nobleza su mayor virtud (y su mayor defecto en una sociedad sin moral).

      Eliminar
    2. Pero se puede confiar en él. Yo confiaría en él. En Shane, no. Hay algo oscuro en él que, a la larga, acabaría por dinamitar el grupo. En mi opinión, cualquier acto deshonroso, aunque se cometa por pura supervivencia, termina por acarrear consecuencias nefastas.

      Eliminar
    3. Debe ser terrible la incertidumbre de un líder a la hora de tomar determinadas decisiones. Y me estoy refiriendo al liderazgo positivo, no a la dictadura tiránica de algunos iluminados.

      Eliminar
    4. "no a la dictadura tiránica de algunos iluminados" (cita)

      Iluminados que no es extraño que pueblen la literatura, cómic y cine sobre zombis :-)

      Eliminar
    5. "cualquier acto deshonroso, aunque se cometa por pura supervivencia, termina por acarrear consecuencias nefastas" [cita]

      En el caso de los personajes de "The Walking Dead" lo que pierden en el proceso es la humanidad (lo que realmente les hace diferentes de los zombis que les rodean).

      Eliminar
  8. Buenísimo el díptico que nombras. Está claro que una entidad ciega de ira (como en el caso de '28 Días') resulta mucho más peligrosa que un pobre muerto viviente. A pesar de sus instintos culinarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para contento de todos están los hibridos de películas como la yanqui "Amanecer de los Muertos" (Zack Snyder) o la francesa "La Horde"

      Eliminar
  9. La de Snyder me parece una estupenda actualización del tema. Entretenida, de lujosa factura y sin dejar de lado los conflictos interpersonales que se darían en cualquier grupo humano sumido en una situación límite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que digna, la fuí a ver al cine con uno de mis hermanos cuando se estrenó. Bastante personal aunque sea un teórico remake de una película de culto de serie B de George Romero.

      Eliminar
    2. Pues en cine sería toda una experiencia. Yo la vi en DVD y me perdí el impacto que produce la gran pantalla.

      Eliminar
    3. Los diez primeros minutos son brutales. Y esto es modélico porque consigue que estés atento el resto de la película. ¿Cuantas películas tienen un comienzo soso y no se les da una oportunidad por ello?

      Eliminar
  10. En el díptico de '28 Días' incluso podría verse una alegoría de los peligros que entraña dejarse llevar por la cólera y la profunda transformación que experimenta un ser humano cuando se deja poseer por ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que también se me podría estar yendo la olla, viendo cosas donde no las hay, ja, ja...

      Eliminar
    2. No se te va la olla, hay un momento determinado de la película donde no se puede diferenciar el estado humano o infectado de uno de los personajes principales.

      Eliminar
    3. En Siria, por ejemplo... las alimañas que usan a los niños de escudos humanos. Son peores que cualquier zombi o infectado. En las películas de Danny Boyle suele haber un trasfondo bastante nihilista acerca de la condición humana (disfrazado de cine de género).

      Eliminar
  11. Sí que son brutales esos primeros diez minutos... en la forma y en el fondo. Aterra que uno pueda perder a sus seres queridos de esa manera y con tal rapidez. La imagen de la hija de Sarah Polley en el umbral de la puerta... inolvidable.

    ResponderEliminar