sábado, 31 de marzo de 2012

Mis primeros libros de Astronomía

La Astronomía ha sido una ciencia que me ha fascinado desde siempre. Hubo dos libros bastante responsables de ello durante mi infancia y adolescencia. 


El libro de Astronomía más antiguo que recuerdo tiene por título Conquista de La Luna (Editorial Molino,1970),  número 21 de la colección Cómo y Por Qué en la que se daban cita temáticas de cultura general como El Cuerpo Humano, Energía Atómica, Robots y Cerebros Electrónicos, la Segunda Guerra Mundial, Matemáticas, los Dinosaurios, los Indios de Norteamérica y muchas más. El texto de este libro está escrito en el inglés original por Felix Suttion y Alvin Maurer e ilustrado en la edición española por Raul Mina Mora.

Conquista de la Luna está dividido en dos partes: en la primera se habla de la Luna propiamente dicha como astro y objeto de investigación (geografía lunar, Galileo Galilei, los eclipses, etc...) y en la segunda se narra la Carrera Espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética hasta la llegada del hombre a la Luna en 1969. La exploración del espacio no hubiera sido lo que fue entre los años 1950 y 1970 si no hubiera sido por algo tan sucio como el enfrentamiento político, pero miel sobre hojuelas para los apasionados de la astronomía.  Muy optimista este libro cuando al final augura que el hombre podría llegar a Marte en 1980.



La Exploración del Espacio de Rafael Clemente (Editoral Kairós, 1979) fue otro libro de astronomía que tuvo especial importancia para aficionarme a las estrellas. Comenzaba con un prólogo que enumeraba cronológicamente los hitos de la exploración humana occidental (desde un viaje auspiciado por la reina egipcia Hatchepsut en el año 1500 a.C. hasta la llegada de las sondas Voyager al planeta Júpiter en el año en que se editó este libro).  Después venían varios capítulos dedicados a los planetas Mercurio, Venus, Marte y Júpiter que estaban divididos en tres secciones: sus nombres en las civilizaciones antiguas, su idiosincracia como cuerpos celestes y finalmente una explicación de las sondas que los han visitado (acompañado de una ingente cantidad de fotografías como la que hay del satélite Io de Júpiter, que recuerda mucho al Mordor de la ficción de Tolkien pero en el espacio). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario