miércoles, 9 de enero de 2013

Mozi: "Contra el Arte de la Guerra" (Proteus)

Mozi fue un pensador chino de la época de los Reinos Combatientes (Siglo V a.C- año 221 a.C.) cuya doctrina constituyó una alternativa frente al taoísmo y, sobretodo, al confucianismo. Fue recuperada en el siglo XX por Mao Tse-Tung al considerar este el moísmo como un antecesor del comunismo, una aventurada presunción ya que, salvo el concepto de justicia social, la filosofía de Mozi poco tiene que ver con un comunismo dictatorial. Fue la filosofía dominante durante dos siglos de la historia china hasta que la dinastías Qin y Han facilitaran su desaparición como movimiento hace 1800 años y se volviera al confucianismo más protocolario. Se comenzó a conocer en Occidente por las traducciones alemanas de clásicos chinos y el interés del dramaturgo Bertold Brecht por el pensamiento de Mozi y del influjo de este en su obra.

El moísmo es una filosofía utilitarista en la que se dan cita la ética, el lenguaje, la lógica y la espiritualidad chinas. Mozi preconiza el amor y pacifismo globales para impedir que la negatividad y egoismo personales o clasistas siembren la semilla de la discordia dentro de la sociedad y la nación afectadas. También presta especial importancia al bienestar de todo el pueblo, animando a un trabajo de empatía social para lograr el próposito de beneficio mutuo entre todos. Críticaba en su día el placer por el placer mismo (en el arte y la música) y en el aspecto militar las guerras ofensivas abogando por el pacifismo y la guerra defensiva (de hecho, la leyenda cuenta que Mozi se especializaba en mandar amurallar los reinos que contrataban sus servicios como asesor aparte de desalentar las invasiones de unos estados por otros). La filosofía moísta tiene una confianza limitada en la naturaleza humana (por lo que no ve mal los castigos disuasorios) y un principio de igualitarismo a la hora de reconocer los méritos de cualquier ciudadano (sea o no de sangre noble). 

Editorial Proteus ha recuperado el pensamiento de Mozi en su versatil línea de filosofía ética occidental y oriental (con aciertos valientes como el libro de ética de René Descartes en estos tiempos de tanto anticartesianismo gratuito). A continuación varios párrafos de Mozi que dan una idea de su doctrina:

"Un sabio que se dedica a poner orden en el mundo debe saber a que se debe el desorden, y entonces él puede poner orden en el mundo. Si no sabe a qué se debe el desorden, no es capaz de poner orden. Es, por ejemplo, como un médico tratando la enfermedad de una persona; él debe saber a que se debe la enfermedad, y luego puede tratarla. Si no sabe a qué se debe la enfermedad, no es capaz de tratarla. ¿Cómo no va a ser igual poner orden al desorden?"

"Si la gente del mundo no se ama, los fuertes inevitablemente dominan a los débiles, los ricos inevitablemente saquean a los pobres, los nobles inevitablemente desprecian a los humildes y los astutos inevitablemente engañan a los necios. En el mundo, en todos los casos, la razón de que existan la calamidad, la usurpación, el resentimiento y el odio es la inexistencia de amor recíproco, por lo que aquellos que son benevolentes lo condenan"

"Si una persona ama a las demás, los demás, en consecuencia, también le aman; si una persona beneficia a los demás, los demás, en consecuencia, también le benefician; si una persona odia a las demás, los demás, en consecuencia, deben odiar a esa persona; si una persona perjudica a otros, entonces los demás, en consecuencia, deben perjudicar a esa persona. ¿Donde está la dificultad para la práctica de la fraternidad? Tan solo en que los de arriba no la usan para que formen parte de su política y entonces los oficiales no ven ninguna razón para hacerlo"

1 comentario:

  1. Sus palabras confirman al Amor como eje fundamental de cualquier enseñanza espiritual. Si Amor das (sin esperar nada a cambio), Amor recibirás. Para empezar a poner orden en el mundo, añado, uno debe comenzar por si mismo.

    ResponderEliminar