lunes, 24 de octubre de 2011

Paco Roca: El Invierno del Dibujante, Arrugas y El Faro

En lo que respecta al apartado de cómics y tebeos, este año ha supuesto mi descubrimiento del historietista español Paco Roca (Valencia, 1969). Paco creció leyendo autores como Goscinny, Ibañez, Hergé, Richard Corben, Carlos Giménez y Frank Miller, estudió Bellas Artes y trabajó como ilustrador publicitario antes de probar fortuna en las viñetas. Sus primeras novelas gráficas comenzaron a editarse con éxito en Francia y otros países antes de su reconocimiento en España por la publicación de sus trabajos en la editorial Astiberri. 

El Invierno del Dibujante (Astiberri, 2010) fue el primer cómic que leí de Paco. También se podría haber titulado El Infierno del Dibujante, ya que trata de la emancipación abortada de los historietistas de Bruguera que fundaron la revista Tío Vivo. Josep Escobar y otros autores de su generación intentaron librarse sin éxito de los abusos de los mandamases de Editorial Bruguera, que pusieron todos los medios intimidatorios a su alcance para hacer fracasar la experiencia. Hay un momento muy indignante en el que estos prebostes tergiversan el sentido de la palabra familia para adecuarlo a sus intereses económicos. Bastante trágico el destino de este grupo de historietistas valientes, ya que no conviene olvidar las cortapisas de la censura franquista y el nulo reconocimiento social de los tebeos por aquella época. Paco da un retrato muy humano de muchos de los personajes, desde un apuesto Victor Mora hasta un miedoso e inexperto Francisco Ibañez pasando por el caradura de Vázquez. No es extraño que esta historia implique emocionalmente a los que tenemos entre la treintena y la cincuentena. Un 9 para esta obra. 

El Faro (Astiberri, 2004/2009). El protagonista de esta obra es Francisco, un joven republicano de 18 años que huye de las tropas franquistas durante los últimos estertores de la Guerra Civil Española (1936-1939). Encuentra refugio en el faro de Telmo, un viejo que devuelve la ilusión de vivir al muchacho al contarle historias de viajes y aventuras en la mar. Francisco se enojará cuando descubra que las historias del farero son fruto de la imaginación de literatos, pero comprenderá la impagable aportación de Telmo a su existencia al hacerle descubrir que sus vivencias traumáticas pertenecen al pasado y que la vida es libertad, imaginación y hacer de nuestro corazón el motor de nuestra existencia futura. En esta disyuntiva apareceran las tropas franquistas que persiguen al joven para escenificar la conclusión de esta obra, a la que doy una nota de 8.

Arrugas (Astiberri, 2007). Paco Roca trata en esta novela gráfica de un grupo de personas mayores que sufren Alzheimer y demencia senil. El hilo conductor es Emilio, un ex-banquero recien internado en la residencia de ancianos donde confluyen los personajes. Hay delicadeza, ternura, sensibilidad y mucho respeto por parte de Paco. A medida que avanza la enfermedad, el autor utiliza el recurso artístico de hacer desaparecer viñetas o introducirse en el mundo de imaginación de los ancianos cuando estos pierden el contacto con la realidad. Una historia conmovedora que contará con una adaptación cinematográfica de animación.

4 comentarios:

  1. Sigo a Paco Roca desde sus tiempos de 'El Jueves' y la verdad es que me parece un excelente narrador de historias, además de un estupendo dibujante.

    (Por cierto... ojito con el incienso que su inhalación no es precisamente güena pa los pulmones)

    ResponderEliminar
  2. Paco Roca acaba de publicar en libro "Memorias de un Hombre con Pijama", que había ido saliendo en alguna revista o publicación periódica.

    Respecto al incienso supongo que será como todo cuando se cae en el exceso. Un poquito de vino nos hace mucho bien en las comidas pero una ingesta incontrolada de alcohol nos puede joder bien. Este riesgo sería parecido, por una exposición prolongada durante muchas horas y muchos años (y aun así con menor potencial dañino que el tabaco o el humo de los coches que llevan alquitran o nicotina). Me pregunto si alguien en su sano juicio pone incienso las 24 horas del día en su casa. Una casa particular no es un templo religioso ¡Hay que relajarse, no emborracharse del olor! :-)

    ResponderEliminar
  3. Acabo de terminar de leer, Arrugas, me ha gustado mucho la historia, el tono en el que se aborda un problema de nuestros tiempos, la soledad. Muy elegante el dibujo de este autor valenciano.

    ResponderEliminar
  4. No deja indiferente a nadie. Si la adaptación en animación es la mitad de buena que el cómic será una buena película.

    ResponderEliminar