viernes, 30 de septiembre de 2016

Viaje a la ciudad de San Petersburgo (Rusia)


Entre los días 19 y 22 de septiembre visité la ciudad rusa de San Petersburgo y fue una experiencia inabarcable que ha llegado en el momento y lugar indicados (y vivirlo como algo propio en el transcurso de este). Una delicia para quién guste del Arte y la Historia en mayúsculas. Los platos fuertes fueron el palacio-museo Hermitage, la Catedral de San Isaac, la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, el Palacio de Catalina (quemado por la Alemania nazi y reconstruído) y, como no, el impresionante río Neva (una atmósfera relajante y vivificadora de calado espiritual). También fue mi primera experiencia como extranjero en un país de cultura e idioma totalmente ajenos. 

Mi primera experiencia de viaje en avión fue en este viaje, iba con biodramina por si pagaba la novetada de la primera vez y... nada! Estuve más excitado que otra cosa por la experiencia se inició el despegue y volé desde Barcelona a Frankfurt, y de Frankfurt a San Petersburgo. También pude observar el gran tirón que tiene Vladimir Putin en su país (camisetas, matriuskas, tazas, etc...). Un marketing totalmente impensable con los políticos de España y Cataluña que tengo que tragar en los medios de comunicación de mi terruño. De paso, no estará de más constatar que tanto España como Cataluña son poco o nada en el día a día de Rusia (como nosotros con Portugal, nuestro vecino que es un gran desconocido por la poca o nula presencia en los medios). Una cura de humildad para todo aquel político y/o patriota español o catalán que se lo tenga muy creído cuando desprecia al otro como si él fuera algo más.

El hacer de los turistas chinos fue el elemento cómico del tercer día del viaje, ya que todos nos tomamos en coña lo que nos decía Ruslan, nuestro guía, de que empujaban como cosacos al resto de turistas (al contrario de los más respetuosos japoneses) y al final era verdad! :-)

A continuación dos de los muchos vídeos que grabé: 

Y unas cuantas fotos de la amplia colección que pude grabar, en el interior del gigantesco Hermitage, de la catedral de San Isaac, el exterior de la Iglesia del Salvador de la Sangre Derramada, de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo y del palacio de Catalina:







ADDENDA: Como plus tuve la oportunidad, en un salón del Hermitage y al río Neva, de ver variadas reliquias del Antiguo Egipto que constituyen el trozo de historia más antiguo que he podido ver con mis propios ojos. Un ejemplo esta esfinge al lado del Neva, del periodo del faraón Amenthotep III hace 3.500 años y que fue trasladada a San Petersburgo en el siglo XIX cuando la egiptología se puso de moda tras la invasión napoleónica al país de los piramides:


  До встречи, Санкт-Петербург!!! До встречи, Санкт-Петербург!!! До встречи, Санкт-Петербург!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada