jueves, 27 de junio de 2013

Postura del arado, una torsión y Tantra Yoga







































He tenido ocasión de leer durante estos días el ensayo Tantra Yoga de Antonio Blay, uno de los pioneros de la introducción del Hatha Yoga y del Yoga en general en España. Este no será el libro para quién busque cualquier cosa similar al Neotantra occidental (el que ha popularizado el Tantra únicamente como sinónimo de ejercicios sexuales cuando estos no son ni el 10% del conjunto tántrico). El ensayo de Blay tirá mucho (y bien) del Hatha Yoga con el cual está intimamente ligado el Tantra Yoga. También tiene importancia el enfoque médico y psicológico de las asanas. El único pero que le saco al libro, en mi opinión, es la importancia que se da a los chakras, que para mí son una invención de los antiguos indios para explicarse el funcionamiento del cuerpo (como lo fue el tema de los humores para los antiguos griegos, solo que los chakras tienen más pedigrí para venderse en el mundo de lo "alternativo"). No practico Yoga de esa forma y no es preciso creer en los chakras para sentir sus muchos beneficios, que el cuerpo agradece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario