sábado, 26 de mayo de 2012

Un caso de Ouija. Recordando a Antonio José Alés


Antonio José Alés (1938-2009) fue un locutor de radio que dirigió y condujo el programa de misterio Medianoche en España. No lo conocí en su tiempo pero no hay ser muy lince oyendo algunas grabaciones supervivientes en podcast para darse cuenta de sus dotes de gran comunicador (como por ejemplo sus programas sobre Aparecidos y Enterrados Vivos). 

He escogido para este blog un programa de Medianoche dedicado a un caso de Ouija. Se grabó el 19 de diciembre de 1987. En él un grupo de muchachos (sobretodo uno llamado Luís) han llegado al programa muertos de miedo después de haber jugado al famoso tablero. Durante el intento de explicar los fenómenos acaecidos en este y otros casos de Ouija, el experto Joaquín Grau no escatima el posible origen psicológico de estas experiencias debidas a la liberación de miedos, bloqueos y fantasmas internos subconscientes que salen a la luz. 

Recuerdo una reciente conversación con un amigo al que aburre un programa de misterio actual porque es "el misterio por el misterio mismo" y no se aprende con él ni a ser mejor persona ni a expandir la conciencia. Pues bien, Antonio José Alés consigue al final de este programa sobre la Ouija un discurso brillante de interpretación espiritual y existencial (todo ello para ayudar a Luís). Muy bonito, la verdad. Aquí teneis el programa:


ACTUALIZACIÓN DEL 27-05-2012. El extracto final del programa sobre la Ouija con el discurso de Antonio José Alés (04:13):


Del tema de la Ouija pocas cosas puedo decir, como casi todo adolescente me picó la curiosidad e hice unas pocas sesiones en grupo con amigos y conocidos de la época. Sin éxito en ninguna de ellas, y no porque no tuvieramos ganas :-) Visto lo visto, fue lo mejor ya sea por los peligros ultraterrenos o por los más terrenales de carácter psicológico. ¡Bendita adolescencia que nos hace asumir este y otros riesgos para crecer en nuestros años posteriores! :-)

ACTUALIZACIÓN DEL 30-05-2012. No querría olvidar la labor de la usuaria Ross de Ivoox, que ha rescatado los tres programas de Antonio José Alés antes mencionados y muchos otros. Ahora son más fáciles las cosas para los programas actuales de misterio y de cualquier otra temática en radio, pero en los tiempos de Alés como máximo podías grabar los programas en una cinta de cassette de 60 o 90 minutos. Afortunadamente, esas cintas han durado lo bastante para poder ser pasadas a ordenador y formato MP3 por personas como Ross y Ramón Álvarez que quieren compartir sus recuerdos. Y no queda ahí la cosa, discursos finales como el de Alés en el programa de la Ouija dan un sabor todavía más humano y valioso a este tipo de rescates (y preserva para la posteridad el lado más personal de este presentador que ya no está entre nosotros) :-)

12 comentarios:

  1. Aviso para navegantes: la ouija es muy peligrosa. Encontraréis multitud de casos que han acabado de forma dramática a poco que investiguéis por vuestra cuenta. No es recomendable jugar con fuego. En mi adolescencia, envalentonado e inconsciente, casi me quemo. Nos reunimos un grupo de colegas y, sin apenas conocimientos ni preparación, decidimos iniciar una sesión. Al poco, la temperatura de la habitación disminuyó bruscamente y dos cajones de una comoda salieron despedidos hacia la pared. Hasta ahora no te lo había contado, amigo, porque lo tenía enterrado en mi memoria. Pero quiero aprovechar este post para lanzar un mensaje de prevención.
    Creo que supimos parar a tiempo. Pero, con preparación o sin ella, nunca más lo volveré a intentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien en advertir. Da igual que la causa de la Ouija sea ultraterrena o por la capacidad psiquica de alguno de los asistentes de mover objetos (telekinesis o telequinesis), da un mal rollo que te cagas.

      Eliminar
    2. Yo me decanto por la posibilidad de que ciertas entidades puedan acceder a nuestra dimensión y liarla parda. Pero no desestimo el hecho de que nuestro propio subconsciente pueda desencadenar una reacción en cadena de consecuencias nefastas.

      Eliminar
  2. Incluso gente experimentada y emocionalmente estable ha tenido que enfrentarse a situaciones peliagudas arrepintíendose, a posteriori, de haber caído en la tentación. La ouija es un portal. Un portal por el que pueden entrar todo tipo de visitantes indeseables y muy astutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Ouija es imprevisible si no sabe con lo que se juega.

      Siendo prácticos, sea lo que sea la Ouija no es recomendable. No es recomendable si es un portal para entidades de universos cuánticos (otra posible explicación). No es recomendable si es una salida para nuestro nuestro inconsciente y subconsciente para llegar a nivel consciente.

      Resultado: La Ouija es una auténtica Caja de Pandora sea portal o salida de lo que sea.

      Eliminar
  3. Creo que sé de que programa hablas. Me parece que se acerca de forma muy superficial al mundo de lo ultraterreno y, desde luego, no contribuye en nada al desarrollo espiritual. Lo seguí durante unos meses por simple curiosidad, pero perdí el interés en muy poco tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablaba de Milenio 3 y Cuarto Milenio, concretamente. Como entretenimiento vale, pero no suele ir más allá en la mayoria de las ocasiones.

      Eliminar
  4. También yo me refería a 'Cuarto Milenio' de Fríker Jiménez... Decepcionante en su modo de acercarse a ciertos temas y obviar otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de Cuarto Milenio es que suelen investigar los resultados pero no el origen (con lo cual el misterio siempre es misterio porque no se verifica ni se desmiente nunca).

      Es precisamente este enfoque el que critica el investigador Jose Luis Tejada en Expediente FDM (uno de los últimos programas de Misterio que he posteado en el blog).

      Eliminar
    2. Mi caso, amigo, es más pragmático. Cada vez me aburro más con determinados temas y, uno de ellos, es el referido al mundo de lo paranormal. No dudo que pueda ser excitante para mucha gente (para mí, lo era). Simplemente, he cambiado de prioridades. Y no quiere decir que lo infravalore. Sólo que ahora me estimulan más otras cosas. Como aprender a desaprender.

      Eliminar
  5. muchisimas gracias amigo

    un saludo ROSS

    ResponderEliminar
  6. De nada. Sigue con tu labor, Ross, que seguramente hay mucho que rescatar de los tiempos en que no existian Internet, ordenadores y podcasts :-)

    ResponderEliminar