viernes, 30 de septiembre de 2011

Heráclito: Fragmentos e Interpretaciones (Árdora)

Árdora editó en 2009 la que podría llamarse edición definitiva en español de los fragmentos del filósofo griego Heráclito. A la disponibilidad de los aforismos y fragmentos originales en griego antiguo, se une la traducción más fiel (y literaria que he leído) hasta ahora y una sección crítica y de comentarios donde -fragmento a fragmento- se habla de su repercusión en la filosofía occidental posterior, se recoge la opinión de filósofos de todas las épocas sobre estos fragmentos e incluso se citan las similitudes entre Heráclito y el pensamiento oriental (sobretodo con el Taoísmo de Lao Tsé, aunque me ha parecido ver alguna cosa del Budismo y el pensamiento hindú). Por si fuera poco, lleva también prólogo del escritor y poeta Luis Alberto de Cuenca

Heráclito de Éfeso (aprox. 540 a.C.-480 a.C.) es uno de los más importantes filósofos presocráticos de la Antigua Grecia. Su filosofía se basa en los conceptos de armonía entre opuestos, del fluir de la existencia, del cambio incesante de las cosas y también del conocimiento como antítesis de erudición. Sócrates Platón le tenían en estima. De Sócrates se cuenta que hizo este comentario elogioso del sabio de Éfeso: "Lo que he comprendido me parece excelente, y creo que también lo que no he llegado a comprender, para lo cual se necesitaría un buceador de Delfos"Platón, por su parte, popularizo las citas "Todo fluye, nada permanece" y "Nadie se baña dos veces en el mismo río" recordando de memoría a Heráclito en su diálogo Crátilo

Una muestra de algunos aforismos de Héraclito recogidos en el libro de Árdora (preparado por José Luis Gallero y Carlos Eugenio López):

Los contrarios concuerdan, y de lo diferente surge la más bella armonía, pues todo lo engendra la discordia.

A quienes entran en los mismos ríos bañan aguas siempre nuevas.

(...)completo-incompleto, convergente-divergente, consonante-disonante. De todo, uno; y de uno, todo.

Quien no espera no hallará lo inesperado, pues es recóndito e inaccesible.

El tiempo es un niño que juega a las tablas reales (...)

Es propiedad del alma acrecentarse a sí misma.

Juguetes para los niños: opiniones de los hombres.

La enfermedad hace agradable la salud; el hambre, la saciedad; la fatiga, el reposo.

El carácter del hombre es su destino.

Para la divinidad, todo es bueno, bello y justo, pero los hombres consideran unas cosas justas y otras injustas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario