domingo, 25 de abril de 2010

La Ética de Aristóteles


Aristóteles (384 a.c.-323 a.c.) es una de las figuras mas importantes de la historia de la filosofía occidental. Fue el primer enciclopedista del saber griego de su tiempo (gran parte de lo que se sabe de los filósofos presocráticos se debe a sus comentarios) y puso los cimientos de ciencias como la anatomía, la astronomía, la botánica, la economía, la lógica, la zoología y otras. También es conocido en la historia por haber sido el mentor del conquistador macedonio Alejandro Magno, con el que terminó enemistándose. Su obra fue olvidada en Occidente después de la caída del Imperio Romano y recuperada por los filósofos musulmanes medievales (pensadores como Al-Farabi, Avicena, Avempace o Averroes comentaron y/o desarrollaron ideas aristotélicas que luego pasaron a la escolástica cristiana).

"Magna Moralia", la obra de temática ética que estoy terminando de leer, genera bastante controversia entre los expertos por su presunta autoría aristótelica (se sospecha de posibles manos durante el periodo helenístico), pero ante la falta de consenso se adjudica a Aristóteles a la espera de pruebas concluyentes. "Magna Moralia", es basicamente, una sintesis resumida de sus otras dos obras del mismo género, "Ética a Nicómaco" y "Ética Eudemía" (lecturas que disfrute como un enano, en especial la primera). Aristóteles defiende en las tres obras la necesidad de la virtud en el alma humana y de conseguir el punto medio entre falta y exceso: la moderación. Para Aristóteles, esta virtud se puede adquirir a través de dos caminos: la adquirida por medio de los hábitos (en la que tiene responsabilidad la parte irracional o sensitiva de nuestra alma a través de la fortaleza, la templanza y la justicia) y la otra por medio de la enseñanza y adquisición de conocimiento a través de un instructor o maestro (la parte racional y intelectual del alma que determina la sabiduría y la prudencia). Bajo este prisma, Aristóteles desgrana su concepto de la virtud en temáticas de actualidad como la amistad, el egoísmo, la felicidad, la generosidad, la grandeza de alma, el valor, etc...

En mi opinión, la Ética de Aristóteles y de filosofías y filósofos grecorromanos posteriores como Epicuro, Epicteto, Séneca y otros (y en parte significativa el pensamiento chino) proporcionan un camino de autoconocimiento alternativo al sendero espiritual que tiene dos ventajas: accesibilidad práctica a todo el mundo (la felicidad no debe ser solo para los que cultivan el espíritu) y evitar la posibilidad de caer -por inexperiencia- en las garras dependientes de un gurú dudoso (personajes abusivos como los hindúes Osho o Maresh Yogui). No es dificil rastrear influencias estoicas -de Epicteto o Marco Aurelio- en la obra de autores contemporáneos, como por ejemplo Eckhart Tolle, o en los trabajos de literatos como el brasileño Vinicius de Moraes (letrista de muchas canciones del compositor Antonio Carlos Jobim).

2 comentarios:

  1. Saludos cordiales,

    'LA RAZA HUMANA TIENE UN ARMA VERDADERAMENTE EFICAZ... LA RISA'

    He aquí una cita de Mark Twain que ilustra perfectamente nuestro feliz encuentro de ayer.

    Nada como una carcajada espontánea y explosiva para plantar cara a las miserias de este mundo...

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  2. Fue feliz, si :-)Precisamente un tratado de Aristóteles sobre la risa es el leif-motiv de la novela "El Nombre de la Rosa" de Umberto Eco (que cuenta con una encomiable adaptación cinematográfica protagonizada por Sean Connery y otra en el mundo del videojuego titulada "La Abadia del Crimen").

    ResponderEliminar