miércoles, 23 de agosto de 2017

Un humilde homenaje a Alfonso Azpiri (1947-2017)


DEP, Alfonso Azpirí. Una gran pérdida para los mundos del Cómic, la Ilustración y los Videojuegos, pero su legado perdurará durante largo tiempo. Lo conocía de haberlo visto en algunos eventos de Retroinformática, a los que era asíduo. Que siga dibujando entre los ángeles, Maestro del Pincel!

jueves, 10 de agosto de 2017

Un viaje por Moscú (del 28 al 31 de Julio de 2017)


Gigantismo. Esta es una palabra que podría sintetizar las sensaciones que me he traído de mi viaje a Moscú, la capital de Rusia, que duró del 28 al 31 de Julio. Mientras que San Petersburgo era una ciudad más europea y como más manejable, Moscú es ella misma, grandiosa tanto en extensión como en distancia, y es sin duda una de las ciudades más importantes de Europa y del mundo (y es que Rusia es parte indisoluble de la cultura e historia europeas, por mucho que por estos lares nos la vendan como si fuera un país alienígena respecto a la Unión Europea y que somos "amigos del alma" de los Estados Unidos). Plasmar este viaje será imposible de resumir sin caer en un retrato parcial, pero lo intentaré hacer lo mejor posible :-)



La primera razón de querer visitar Moscú fue por algo muy personal, como de cerrar un ciclo o una especie de reencuentro. Todo comenzó por el Museo de la Cosmonaútica que existe en Moscú y que documenta los logros de la extinta U.R.S.S. en la Carrera Especial que mantuvo con los Estados Unidos entre 1957 y 1991. La Astronomía fue mi primera pasión de niño, siempre me ha interesado en mayor o menor medida, y me dije que era el momento cuando decidí volver a Rusia después de mi visita del año pasado a San Petersburgo. 



Sputnik 1
Lunik 9

Venera 4
Marsnik  3

La visita al Museo de la Cosmonáutica fue durante el día de la Visita panorámica a la ciudad (sobretodo la Plaza Roja). Iba con mi guía turística que, una vez los dos dentro del museo, se nos unió una trabajadora que a su vez hacía de guía de la guía [sic], que le hablaba en ruso a mi guía y esta a su vez me lo traducía al español. Pude ver con mis propios ojos, originales o réplicas de sondas que ví de niño multitud de veces en libros de astronomía (Sputnik 1, Lunik 9, Mars 3, Venera 1, Venera 4, etc...), también las naves que sirvieron para los viajes de los cosmonautas soviéticos (Vostok, Soyuz, Mir), diferentes documentos de la exploración espacial de esta zona de Europa, etc... En un momento determinado pasamos junto a varios meteoritos rescatados con los que se seguía un curioso rito, pedir un deseo cuando los tocabas para que este se hiciera realidad :-)





Pero el plato fuerte "oficial" del primer día era la visita a la ciudad amurallada del Kremlin. Lo que en las postales se ve manejable, es en la realidad un espacio gigante que engloba multitud de Catedrales y la Armería (una impresionante de la riqueza de los Zares de Rusia: Armas y armaduras, Coronas, Tronos, Trajes regios, Vestidos de las zarinas, joyas, Utensilios, Huevos de Pascua, etc...). Tanto en las Catedrales como en la Armería los turistas no podíamos fotografiar ni grabar. Afuera llamaban la atención el Tsar Pushka ( uno de los cañones más colosales del mundo y que data del siglo XVI) y la Tsar Kólokol (una gigantesca campana, la mayor del mundo, que fue creada en el siglo XVIII). Aprovechando el espacio libre de un hora que teníamos los turistas hasta ir a un restaurante self-service que estaba muy cerca del monumento al escritor Fiodor Dostoyevski, me fuí por mi cuenta a la mitica Plaza Roja, tan famosa por el Museo Estatal de Historia y por la Catedral de San Basilio. También eché un primer vistazo al Mauseoleo de Lenin desde fuera. No caí en la cuenta de que iba a volver al día siguiente con la visita panorámica, pero estuvo bien hacerlo. ¡Y que demonios, es para visitarla dos, tres o veinte veces si alguien se pega un paseo por Moscú! :-) Una curiosidad que contó una de las guías: En ruso, las palabras "rojo" (кра́сный) y "guapa"  (красивая) suenan muy parecidas, lo que es perfecto para hacer un juego de palabras con la Plaza.



Pero esto era el plato fuerte desde el punto de vista histórico y monumental, lo que no esperaba era lo que luego se convertiría una experiencia emocional totalmente inesperada. Teníamos contratados mis compañeros de viaje del Kremlin la asistencia a un evento de música folklórica rusa. Esperaba un grupo de música estándar al uso, y me veo llegando a un teatro inmenso situado al lado de la mezquita más grande de todo Moscú, donde ibamos a asistir a un espectáculo de ballet, música y canto de nombre Kostroma, integrado por los mejores bailarines y bailarinas rusos. Una vez comenzado el espéctaculo se pudo percibir que el lazo conductor era la historia de Rusía desde los tiempos paganos hasta la actualidad y teniendo en cuenta la diversidad de pueblos que la integran. Si bien el lazo conductor musical era el folklorismo ruso no se cerraban a sonidos modernos y en ocasiones a ritmos claramente extranjeros en alguna pieza determinada (un charleston jazzy, un ritmo de batería de bossa nova brasileña y otro de rock para reflejar la primera Rusia pos-soviética). 



Entre pieza y pieza este espectáculo de Kostroma se me fue metiendo dentro y terminó conectando con mi ser, como en un sentimiento de emoción, belleza y la tristeza o melancolía rusas (en algún momento me pareció oir arreglos de "Ochi Chyornye" y de la "Kalinka"). Era como interiorizar el alma rusa. Dificil de explicar y que fijo no será lo mismo presenciarlo en vivo que verlo en el DVD del salón de tu casa. Cuando volví esa noche a mi hotel me acosté con la sensación de estar completo, que ya el viaje a Moscú ya hubiera valido la pena si hubieran sido solo esas dos horas del espectáculo. Recuerdo ese día como un no parar durante muchas horas. 

El día siguiente fue la visita al Museo de la Cosmonaútica y el regreso a la Plaza Roja, pero también pude estar en el famoso Metro de Moscú, la Catedral del Cristo Salvador y el Mausoleo de Lenin.



¡Caramba con el Metro de Moscú! Lo venden como un Metro especial construido por los soviéticos en los años 30 como un palacio para el pueblo, y es verdad! Todo parecido con el Metro de Barcelona que frecuento es pura coincidencia, y no solo la construcción y decorados de las estaciones, sino la frecuencia y puntualidad de este. Dependiendo de la estación había mosaícos de Alejandro Nevski y otras figuras de la historia rusa, pinturas de inspiración soviética con Lenin y sin él, estatuas en esa misma línea (que los moscovitas tocaban para pedir suerte para sus deseos), etc...




La Catedral del Cristo Salvador fue una experiencia que tampoco esperaba, algo se me removió dentro como no lo habían hecho las Catedrales del Kremlin. Puede que por la música de inspiración bizantina que sonaba (A veces el compositor griego Vangelis tiene bastante de este sonido) o la atmósfera que desprendía el lugar, no lo se. Muy curioso, ya que esta Catedral fue destruída por orden del dictador soviético Stalin y reconstruida después de la caída del comunismo. Una mención también a la Puerta y Capilla Ibérica o de la Resurrección (en una de las entradas de la Plaza Roja, donde como muestra de respeto realicé un rito ortodoxo de las velas).



Y si hablamos de historia del comunismo y de la Unión Soviética (1922-1991), existe el nombre propio de su fundador Vladimir Lenin. Después de su muerte en 1924, los dirigentes soviéticos vieron oportuno preservar su cuerpo de la corrupción. Así se creó el Mausoleo de Lenin que se encuentra en la Plaza Roja al lado de la muralla del Kremlin, y que atrae a miles de turistas rusos y extranjeros que quieren contemplar por un instante a una figura histórica de gran importancia en la historia del siglo XX y de la historia general también (Sin Lenin y la Unión Soviética no se entendería la existencia de muchos movimientos y partidos políticos de izquierda actuales). Cuando pude entrar fuí bajando unas cuantas escaleras (vigiladas siempre por policias), y a medida que ibas introduciéndote en el Mausoleo la temperatura iba bajando hasta la cámara interior donde estaba el cuerpo de Lenin. Después de seguir sin pararme como dictaban las ordenes y salir los visitantes nos encontramos con la Necrópolis que, al lado de la muralla del Kremlin, contaba con la tumbas de los dirigentes soviéticos entre Stalin y Chernenko (excepto Nikita Jrushchov y el todavía vivo Mijail Gorbachov) y otras figuras ilustres del periodo soviético (como el astronauta Yuri Gagarin, que cuenta con su propio monumento futurista en la ciudad). 

Para terminar estos ocho vídeos que hice durante la visita a Moscú (el último del Mausoleo de Lenin cuenta con un recorrido por la Necrópolis):