viernes, 17 de abril de 2015

Carlos Sisí y su visión del Karma bien entendido

"A veces pasan cosas bonitas, y como pasan, está bien contarlas :-) Hace un tiempo iba yo atribulado por una mala noticia, a punto de coger el autobús local, y me dejé la bolsa con el portátil en la parada. La única copia de mi nueva novela, y un aparato por lo demás caro de por si. Una mujer magrebí me llamó la atención: "¡Tú loco!, ¿qué tiene en la cabeza?, ¡tú olvida esto y dura medio minuto, ya no ve más!". Se lo agradecí, y cuando subí detrás de ella me llamaba desde su asiento. "Tú mala cara, ¿eh?, ven, cuenta qué pasa". Supe que era algo, lo supe, así que le conté mis preocupaciones y me tranquilizó diciendo que todo iba a salir bien, que esto, que aquello, que a veces, que tal y cual, aderezado por un par de consejos. Nos despedimos con un abrazo, y salió de mi vida" 

"El otro día sin embargo iba en el coche y vi a una mujer subiendo la cuesta de mi urbanización, cargada con bolsas del supermercado. El super está lejos, así que me pregunté de dónde diablos venía, y sobre todo, a dónde iba. Dimos la vuelta y le ofrecimos subirla, algo que no he tenido que hacer en todos los años que llevo viviendo aquí y se alegró mucho. "¡Carlos, Carlos, yo acuerda de ti!". Era, por supuesto, la mujer del autobús, rodeada de algún tipo de karma raro en el que me tocaba devolverle el favor :-) La subimos hasta arriba del todo, una bestialidad de trecho para alguien cargado con pesadas bolsas de comida, mientras nos reíamos por las cosas de la vida. Me dijo el código de su portero automático y dónde vivía, y me insistió mucho para que fuera, un día, a tomar café. Puede que lo haga, porque… hey, a veces pasan cosas bonitas" :-)

Carlos Sisí, 17-04-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada