martes, 29 de abril de 2014

Obsequium. Más sobre RetroMadrid 2014

Obsequium, el ensayo colectivo sobre el videojuego La Abadía del Crimen, estuvo disponible para su venta en RetroMadrid 2014 y mi ejemplar ha venido calentito de allí. He comenzado a leerlo y ya os contaré mis impresiones. Si os interesa su adquisición, los puntos de venta están especificados en http://www.ochoquilates.com/pages/puntosventa

Ya han comenzado las crónicas de RM 2014 en webs y podcasts como Retromaniac, Radical Dreamers y otros. Se comienzan a saber más cosas sobre lo que pasó el pasado sabado con las colas, en un hilo de mensajes de Zona de Pruebas se da una explicación bastante plausible de cómo se desarrollaron los acontecimientos. Este contertuliano concreto lo explica muy bien, un pelín amargado, ¿pero quién lo puede culpar?. Desde este blog le envió ánimos para el año próximo:

"Chicos, molaría que contrastarais un poco más las cosas antes de hacer afirmaciones tan categóricas.

El aforo permitido por la empresa que gestiona el espacio Matadero era de unas mil personas. Al poco de que se abrieran las puertas, han aparecido dos policías municipales avisados por alguien que decía que la cola iba muy lenta. Los policías han estimado que el aforo del sitio era de 400 personas (¡!) y han amenazado con desalojar el local porque allí ya había más de 400. Desde ese momento se ha cerrado la admisión de público (la cola ha dejado de avanzar completamente, se ha congelado), hasta que por fin ha podido venir un responsable de Matadero a decirles a los policías cuál era el aforo del local y se ha reanudado la entrada de visitantes (a velocidad de caracol, porque para que la cosa no fuera a mayores con los municipales, se han tenido que poner dos personas a contar los visitantes que entraban y salían).


Creo que si por la organización de RetroMadrid fuera, no se cobraría entrada (como nunca se había cobrado hasta el año pasado) ni habría control de acceso, pero es Matadero quien pone esas normas obligado por lo que ocurrió en Madrid Arena. Si a eso le añadís el exceso de celo de ciertas personas, me parece que os podéis hacer una composición de lugar. Como comprenderéis, para nosotros es un suplicio todo este asunto, porque lo último que queremos es fastidiar precisamente a los visitantes, así como tener que dedicarnos a estar todo el día de pie en la entrada, contando gente, cuando lo que queremos es estar en la propia feria. Si a alguien se le ocurre el motivo por el cual yo lo he gozado de pie en la puerta durante hora y pico, en lugar de estar reparando chismes o mostrando juegos en un CPC, que era a lo que había ido, que me lo explique. 


Sobre lo de vender entradas por encima del aforo: la organización de RetroMadrid preguntó el año pasado a Matadero si nos seguían cediendo el espacio para hacer la feria. Matadero dijo que sí, que les interesaba mucho la actividad. La organización dijo que el año pasado habíamos tenido poco espacio y que algunas partes del local eran muy oscuras, que necesitábamos más sitio y mejor iluminado. La organización le recordó a Matadero que el año pasado hubo en torno a 5000 visitantes acumulados, a lo largo de tres días. Matadero ofreció entonces una nave más grande que la del año pasado, la 16B, que es la contigua a la 16A.


Y a pesar de eso nos encontramos con que a las once y pico se nos presentan unos agentes que dicen que el aforo es de 400 personas (¡¡!!), que a partir de ese momento hay un control súper estricto de las entradas y salidas, y que para solucionar el asunto hay que esperar hasta que alguien con más autoridad que nosotros solucione el entuerto. Así que con un poco de suerte, esta es la última RetroMadrid en la que participo, y no lo digo con pena. Que se muera RetroMadrid, que me alegro, porque todos los años es una mierda diferente, un embolado más asqueroso que el anterior, y sinceramente ahora mismo no hay nadie de la organización a la que le de queden ganas de seguir haciendo esto. Este año me despido de esta pérdida de tiempo, y no veáis con qué alegría.


...el problema realmente es ese, el de la gente que se ha tenido que dar la vuelta. Releo ahora mi mensaje y lo veo muy poco afortunado: parece por el tono que esté realmente alegre de que acabe la feria, y lo cierto es que no he dormido casi nada en toda la noche porque no paro de darle vueltas a eso, a la faena, a la cabronada que ha supuesto RetroMadrid para la gente que había venido de fuera y no ha podido entrar.


Lo nuestro, lo de los que de una manera u otra hemos participado en la organización, es secundario. Es cierto que le pones ilusión a la feria y que luego todo se va a tomar por culo, pero lo más jodido es la situación de los visitantes que se quedan fuera viniendo de Toledo, de Barcelona, de Sevilla o de Logroño, o que tienen que hacer una cola de hora y media. 


Dicho esto, una aclaración: mi intención era ir este año como expositor exclusivamente, y no participar en temas organizativos. Pero ante el follón que se montó intenté ayudar en lo que pude, y perdí la mañana intentando encontrar qué equipos estaban tirando la instalación eléctrica sistemáticamente y ayudando mínimamente a intentar aclarar la situación con los policías y en la entrada. Pero hubo gente muchísimo más sacrificada, y pienso sobre todo en Rurounin, que sin tener relación alguna con la organización se tiró casi toda la mañana en el control del acceso que nos montaron, y se comió el marrón sólo por intentar ayudar un poco. Para más inri, tampoco fui capaz de dar con los equipos que echaban abajo el cuadro rápidamente, sino que la cosa se prolongó por lo menos hasta la doce, y menos mal que al final Chui averiguó la causa. Qué desastre"

Fuente:http://www.zonadepruebas.com/viewtopic.phpf=30&p=42500&sid=a3ee57a5bb052e3433d48968d885bdfb

ADDENDA: La organización de RetroMadrid 2014 ya ha realizado un comunicado oficial de lo acontecido. Una tardanza y comportamiento dudoso del Ayuntamiento de Madrid fue el factor decisivo:
http://www.retromadrid.org/comunicado-oficial-de-la-organizacion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada