martes, 22 de abril de 2014

Cuadernos de Bitácora 31. Científicos y Misterio

Ciencia griega, renacentista y contemporánea por Anthony Garner
Mi amigo Julián Morillo ha escuchado el programa Cuadernos de Bitácora 34 (el que iba sobre fraudes paranormales) y me ha hecho esta acertada reflexión que secundo: "Muy interesante y esclarecedor, y un análisis muy certero sobre la credulidad y la necesidad de creer, que son dos cosas distintas. Y que ser escéptico consiste en dudar más que en negarlo todo" (lo que para servidor que escribe deja decisivamente fuera los extremos tachados peyorativamente como magufo y arpío o pseudoescéptico).

No hay que ser muy lince para ver que las críticas al "mal Misterio" en CDB 34 se pueden aplicar a la actual deriva de los programas de Iker Jiménez. En el más reciente, Iker ha aprovechado al inicio el fallecimiento de Gabriel García Márquez para lanzar a los oyentes un mensaje demonizador de la Ciencia que es cansino, peligroso y de militancia muy plana. Muy gratuito y ese mensaje puede ir calando espiritualmente en sus fans hasta englobar a toda la Ciencia (amigos de Iker incluidos). ¿Pero que se puede esperar de quién la utiliza o ningunea según le interesa? Hablar cuando un estudio científico favorece a su campo y callar cuando da resultados negativos (o demonizar este último resultado). Eso sin contar cuando desde el propio Misterio se desvela el no-misterio de algo y no se dice nada. Es deshonesto. El Misterio es otra cosa, al menos el perfil que a mí me gusta para escuchar.

Precisamente Cuadernos de Bitácora trató en su programa 31 de la relación de algunos científicos con el Misterio o con lo que era considerado Misterio en su época. Entre ellos están Isaac Newton o Santiago Ramón y Cajal (que ya en su época criticaba el énfasis de Freud en dar a su psicoanálisis un estatus científico, cuando el tiempo ha demostrado que su lugar está más dentro de la filosofía y el pensamiento). Se hace un repaso a los avances científicos de estos hombres. Aquí tenéis el programa:


Para finalizar este otro párrafo de Julián Murillo, que coincide con lo que se dice en un momento concreto de CB 31: "Por cierto que en la nueva serie Cosmos se trata muy bien este mismo asunto de cómo los científicos pueden afrontar sus investigaciones y hallazgos sin por ello renegar de sus creencias religiosas o de aceptar la parte de Misterio que aún permanece en nuestra realidad, enfrentándose también a los dogmas y teorías que se consideraban (o consideran) inamovibles por una gran mayoría de la comunidad científica". Incluso el mismo Luis Alfonso Gámez no despotrica cuando la serie afirma "El Misterio de hoy puede ser la Ciencia de mañana". Eso sí, la serie no se libró de las críticas de los fundamentalistas religiosos. Militancia extraña aquella que te obliga a ser ateo, creyente, de una religión u otra, de un país o de otro, etc... y luego te tratan como un apestado cuando no haces seguidismo al 100%

No hay comentarios:

Publicar un comentario