lunes, 23 de septiembre de 2013

O cantor e compositor Roberto Carlos em detalhes


La lectura de esta biografía del cantante brasileño Roberto Carlos ha sido muy interesante, amena e informativa. El mérito del escritor ha sido grande ya que solo tengo un solo disco de Roberto en castellano en mi discoteca (a todas luces ahora insuficiente con las canciones que he ido descubriendo). Este libro utiliza un portugués más fácil de leer para un no-lusófono que el de aquel anterior libro que leí sobre taoísmo. Roberto Carlos consiguió hacer desaparecer esta biografía de las librerías de todo Brasil por considerarla una intromisión en su intimidad, pero no he visto nada que no pudiera decir el mismo cantante en otras entrevistas y aparte el biógrafo es un fan declarado del cantante. 


Aparte de su camino personal y vital, se cuentan los primeros escarceos de Roberto Carlos en la bossa nova (irónico que uno de los que cerraba el paso en este movimiento, Ronaldo Boscoli, se convirtiera en el manager de sus shows), el Pop-Rock de los años 60, la Jovem Guarda, y su posterior y multitudinaria etapa como crooner o cantante melódico. Lo que hoy pueda sugerir de inocente la Jovem Guarda no lo era en aquel momento en Brasil, un hervidero de malestar social y político donde en los entornos universitarios la MPB (Música Popular Brasileña) era sinónimo de izquierdas y cultura del pueblo y la música Rock era lo mismo respecto a las derechas (la dictadura militar) y el imperialismo yanqui. Las críticas hacia la bossa nova por la influencia del jazz pasaron a un segundo plano cuando Roberto, Erasmo Carlos y Wanderlea se convirtieron en un fénomeno en Brasil parecido al de los Beatles en Reino Unido y Estados Unidos. 


Esta biografía de Roberto Carlos también es valiosa para conocer muchas cosas de la MPB, en especial la Tropicalia de Caetano Veloso o Gilberto Gil, y como Roberto se llevó mucho de la hostilidad que luego no fue tanta para Caetano y compañía porque el sonido pop y rock anglosajón habia entrado ya en el mainstream brasileño (aunque también lograron escandalizar lo suyo). Un capítulo bonito es el de los compositores brasileños noveles que conseguían ser grabados por Roberto en sus discos. Se da la curiosidad de que Roberto rechazó en su día por una u otra razón algunos temazos de compositores a los que quería grabar como Antonio Carlos Jobim (Angela, Ana Luiza) y Gilberto Gil (Se eu quiser falar com Deus).


ADDENDA: Como curiosidad no estará de más comentar que el pionero de la bossa nova Joao Gilberto apostó desde el primer momento por Roberto Carlos e incluso llegó a decir en tiempos de la Jovem Guarda que era preferible tocar ye-ye (la música de Roberto y sus amigos) que el jazz para retrasados en que se había convertido la bossa que tanto amaba.




ADDENDA 2: La cantante Sylvia Telles, vocalista puntera de facto de la bossa nova, dió el primer paso de lo que luego se tornó en una costumbre en la MPB: versionar el repertorio de Roberto Carlos y Erasmo Carlos. Versionó en bossa Nao Quero Ver Voce Triste con letra de su hermano Mario lo que le costó abucheos en directo cuando las militancias musicales y políticas estaban muy radicalizadas. Que aquí quedé este homenaje a Sylvia que no pudo ser testigo del acierto de su oído musical al morir poco después en un accidente de coche:

No hay comentarios:

Publicar un comentario