viernes, 16 de agosto de 2013

Charles Baudelaire: "Una Carroña"

El literato francés Charles Baudelaire (1821-1867) es un referente de la poesía francesa y europea del siglo XIX. Se le puede situar en la escuela simbolista. Su obra capital Las Flores del Mal fue acusada de inmoral y maliciosa. Sus entusiastas traducciones de Edgar Allan Poe fueron las que dieron fama internacional al autor norteamericano.


Una Carroña (Charles Baudelaire)

Acuérdese usted del objeto que vimos, alma mia,

Aquella mañana de verano tan dulce:
En la curva de una senda una infame carroña
Sobre una tierra sembrada de piedras,

Las patas al aire como una mujer lubrica,

Ardiente y sudando los venenos,
Abria de manera indolente y cínica
Su vientre lleno de emanaciones.

El sol irradiaba aquella podredumbre,

Como para que fuera muy hecha
Y que devolviera ciento por uno a la madre Naturaleza
Todos los elementos que esta había juntado;

Y el cielo miraba el soberbio corpachón

Como una flor que se abre
El hediondez era tan fuerte, que en la hierba
Creyó usted desvanecerse.

Las moscas zumbaban sobre aquel vientre pútrido,

De donde salian negros batallones
De larvas que chorreaban como un espeso liquido
A lo largo de esos harapos vivos.

Todo esto bajaba, subía como una ola,

O se elevaba chisporroteando;
Se hubiera dicho que aquel cuerpo inflado por un leve soplo,
Vivia multiplicandose.

Y aquel mundo tocaba una rara música,

Como el agua que esta chorreando y el viento,
O el grano al que un cribador en un movimiento rítmico
Agita y vuelve a agitar en su harnero.

Las formas se esfumaban y no eran mas que un sueño,

Un esbozo lento en venir,
Sobre un lienzo olvidado, y que el artista terminaba
Solo con el recuerdo.

Detras de los riscos una perra inquieta

Nos miraba haciendo vista gorda,
Esperando el momento para que pudiera tomar del esqueleto
El pedazo que habia soltado

Pues usted sera parecida a esta porquería

A este hedor horrible
Estrella de mis ojos, sol de mi naturaleza,
Usted, angel mio y pasion mia!

Que si tal sera usted Oh reina de los favores,

Después de los últimos sacramentos,
Cuando vaya usted debajo de la hierba y de las flores
A cubrirse de moho entre los huesos.

Entonces oh guapa mia! Diga a los parasitos

Que la coman a besos,
Que guarden la forma y la escencia divina
De mis amores descompuestos.

Traducción: Carole Dablemont

No hay comentarios:

Publicar un comentario