lunes, 5 de agosto de 2013

Carlos Sisí sobre la Felicidad. El Grial. Lao Tse


Un texto del novelista Carlos Sisí (en una red social) que suscribo. ¿Qué buscamos en lo que hemos llamado felicidad? ¿Por qué luego está el peligro de una nostalgia negativa? Las frases finales de Carlos sobre que podemos elegir es genial.


¿LA FELICIDAD? por Carlos Sisí

La felicidad tiene una rara anomalía temporal asociada. Pocas veces nos paramos a decir "Hey, soy feliz", sino que más bien es un conocimiento que por lo general funciona hacia atrás, es decir, cuando miramos el pasado y repasamos momentos anteriores. Entonces la felicidad se reconoce más fácilmente. “Aquella época fue buena”, “con ella fui feliz” o “era un trabajo de puta madre”. También somos capaces de dibujarla en el futuro “Cuando pase esto estaré bien”, “con ella seré feliz” o “si tuviera ese trabajo…”. Creo que fue el filósofo estadounidense Eric Hoffer quien dijo que la búsqueda de la felicidad es una de las mayores causas de infelicidad. 

A estas alturas todos sabemos que la felicidad, por definición, es utópica; hay momentos felices, y eso es todo. Pero inconscientemente, todo lo que hacemos nos lleva a su búsqueda. Ansiamos cosas como publicar un libro, y pensamos que la consecución de ese objetivo nos hará felices. Así será, pero luego te acostumbras y pondremos nuestro objetivo un poco más allá y desearemos tener lectores, muchos lectores, y luego muchos más. Incluso cuando eso se satisfaga nuestra mente interpondrá nuevos objetivos o "condiciones": El respeto y/o la admiración de nuestros compañeros de profesión, por ejemplo. Es posible que luego querramos un premio, y al final de todo, la adaptación cinematográfica. Todo eso asumiendo que otras condiciones esenciales y en apariencia más triviales se hayan consumado: Una pareja, amigos, el perro Timmy, un Audi o cualquier otra cosa que mueva nuestra alma (estar más delgado, ser más atractivo, más querido, menos lo que sea).

La felicidad, esa vieja quimera, es una eterna Búsqueda del Grial. Como en la leyenda artúrica, descubrimos que a veces, y a pesar de los logros, el Grial se ocultaba en nosotros mismos desde el principio. Yo he hecho algunas de las cosas que ponía arriba, pero no me siento más feliz que antes de conseguir la primera de ellas. Aunque aún me mueven cosas simples y puedo disfrutar de una simple tarde de Sol, o de lluvia, pero en términos generales mi felicidad se ha vuelto más complicada. Al final te das cuenta de que puedes volver al punto de partida y seguir en el mismo estado de antes: Añorando cosas, disfrutando otras, pero siempre anhelando, siempre buscando.

La depresión, dijo Kundera, es el deseo íntimo de degradarse. Lo que no dijo es que la felicidad es también un deseo íntimo, ligado al hedonismo, a la búsqueda del placer personal. Algo subjetivo, por tanto, y susceptible de ser manipulado con esas palancas mentales que controlan cómo interpretamos las cosas. La mayor parte del tiempo, por ejemplo, soy feliz porque he elegido serlo. La mayor parte del tiempo.

19.07.2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario