lunes, 22 de julio de 2013

Theo Fischer: "Wu Wei: A Arte de Viver o Tao"


"Wu Wei: A Arte de Viver o Tao" es el título de la edición brasileña de un ensayo sobre Taoísmo del autor alemán Theo Fischer. El teutón no ha sido todavía traducido al español, por lo que este libro se convirtió en la oportunidad perfecta para leer portugués en serio por primera vez. Ha sido una buena experiencia con una prosa asequible que he podido absorber bastante bien (seguramente saber castellano y catalán me ha facilitado parte del trabajo para cambiar el chip a otra lengua latina). Leeré más títulos en la lengua de Pessoa. 

El enfoque de Theo Fischer se centra en como aprovechar las enseñanzas del Taoísmo en la vida cotidiana. Hace hincapie en el muro de los compromisos interiores que nos vamos formando en nuestra conciencia ya sea por la educación que recibimos, la estructura social en la que crecemos o -simple y llanamente- la idea que nos hacemos nosotros mismos vía nuestro ego, que a veces nos hace asumir un personaje que no somos bien bien nosotros mismos. Dijo también el artista gráfico Robert Crumb que solemos ser propagandas andantes de nuestros héroes (grupo, artista, ideología, marca, político, líder religioso, etc...). Con el Tao se rompe la obligatoriedad de todo esto (Taoísmo incluido), y como si de un ideario anarquista se tratara, se puede conseguir un amplio margen de libertad interior.  Una libertad interior que, para más inri, no tiene que ser buscada, porque ha de surgir del Wu Wei, la palabra china que sugiere la sensación de "fluir con naturalidad".

A continuación dos párrafos de esta obra:

"Quando voce medita ou se dedica a um ou outro exercicio recomendado, voce deve saber que tudo aquilo que é praticado conscientemente durante este exercício, continuará a ter um efeito no día a día mesmo quando vocé já tiver acabado o exercício. Sem que vocé perceba, vocé deixa cada vez más a açao no espírito do Tao, e a sua confiança nestas forças crescem a cada día a traves de experiéncias. Hoje vocé ainda acha que deve se adaptar às condiçoes do seu meio, sob as quais vocé vive e provavelmemte também sofre. Na realidade as condiçoes se forman dependendo da maneira que voçe se conduz diante da vida. Vocé sozinho é o causador de todos os fatos que determinam a sua felicidade o seu bem-estar. Deixar as coisas acontecer e viver o seu processo positivo exige muita inocéncia. Eu entendo por inocéncia a libertaçao do egoísmo, conduta pensada por uma vantagem, ou um lucro, estar livre de todo tipo de corrupçao que determina a nossa vida atual, mesmo quando nao percebemos"

Fischer cuenta lo que ocurre cuando se consigue meditar correctamente. Esto es integrar de forma natural los efectos de la meditación fuera de la hora que dediquemos a hacer yoga o a practicar sentados encima de un cojín o zafú. Esta integración incide sobre las condiciones en las que nuestro ego se relaciona con el entorno. Nos quejamos mucho del exterior sin darnos cuenta de que la mitad de la responsabilidad corre de nuestra parte. Por mucho que los sucesos de fuera condicionen, con un interior más liberado de negatividad y más impregnado de positividad, que es fortaleza y no debilidad o ingenuidad, la situación mejora (por lo menos en lo anímico).

"Os sábios do Tao e do Zen nos transmitiram que foram companheiros muito alegres. É les nao levavam nem a vida, nem a sua filosofia muito em sério. Eles eram verdaderos artistas da vida, e o Tao é arte de viver, a arte do wu wei, de açao através do nao-açao. A pessoa é o artista, seus instrumentos, ou seja a tela, o pincel, tom e a espátula sao o meu corpo, seus sentidos e seus sentimentos. A vida com as suas açoes é a arte executada, e deixar acontecer as coisas torna-se a obra".

Otro factor a tener en cuenta es que la práctica del Taoísmo pierde totalmente su esencia cuando se practica como una forma de militancia o idealización más. Por eso habla Fischer de esos maestros taoístas y budistas zen que no se apegan a la filosofía. Son infinitas las posibilidades que se le ofrecen a un creador o artista cuando cultiva una libertad artística en la cual la espontaneidad le mantiene en el momento previo a la sistematización de las escuelas artísticas que ya delimitan los parámetros donde moverse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario