lunes, 1 de abril de 2013

Desde el corazón del Zen y el Tao

"La verdadera libertad es estar satisfecho con la propia suerte. La verdadera actitud es vivir libremente, disfrutar tanto de las dificultades como de la dicha. "Soltad la presa para ver" dice Dogén y alcanzareis la maravillosa mente. No vale la pena oponerse o huir de nada. También es inútil perseguir sea lo que sea" (Taisen Deshimaru)

Cuanta paz en este párrafo de Taisen Deshimaru. Obviando las ocasiones donde el dolor es algo propio del sentido común (muerte de un familiar o algo similar), en muchas ocasiones la mente humana provoca o sobredimensiona situaciones adversas que tienen como resultado autocompasión, pesimismo y contagio al entorno. De lo poco o mucho que haya podido aprender de mi experiencia estos últimos años, está claro que la negatividad no conduce a nada (solo para perjudicarse a uno mismo) y que las situaciones adversas son seguidas por otras buenas y viceversa. El plus de una positividad natural y dejar al tiempo hablar es válido tanto en lo bueno como en lo malo. La vida y el Tao marcan sus ciclos. Está en nuestra mano aprovechar esta perspectiva y seguir el conocido simil del barquero que lleva su barca a la siguiente orilla. Todo lo demás es nuestro ego en su camino de aprendizaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario