martes, 2 de octubre de 2012

Vázquez recreando Editorial Bruguera


Un océano de recuerdos, tanto de personajes como de sus valiosos autores: Doña Urraca, Carpanta, el Doctor Cataplasma, Mortadelo y Filemón, la criada Petra, las Hermanas Gilda, Gordito Relleno, Carioco, Don Pio, el reportero Tribulete, etc...

Se da la circunstancia de que Schmidt (el creador del Doctor Cataplasma, el profesor Tragacanto o Deliranta Rococó) trabajaba de "negro" de Vázquez cuando este no cumplía con sus plazos de entrega, algo que solía ocurrir por el peculiar carácter del creador de Anacleto. 

4 comentarios:

  1. La inconstancia de Vázquez me recuerda a la de Simon Bisley, el genio detrás de 'Slaine'. Talento a raudales y muy pocas ganas de currar ja, ja...

    ResponderEliminar
  2. En cuanto a Schmidt... menudo crack. Meticuloso y perfeccionista como pocos, además de una bellísima persona. Otro de los genios semiolvidados de Bruguera. Clama al cielo una reivindicación de su legado.

    ResponderEliminar
  3. El virtuosismo de este maestro queda patente en su macizorra 'Cleopatra', aparecida en las páginas de la ya extinta revista 'Guai'. Todavía recuerdo el calorcillo que sentía en mi entrepierna de friki-adolescente cuando ojeaba sus aventuras.

    ResponderEliminar
  4. Schmidt habla del ninguneo de los maestros del tebeo patrio:

    'La serie 'Cleopatra' representa un trabajo cinemascópico que no tiene compensación económica, hoy por hoy. Fue un éxito fulminante de publico, comentaristas, prensa especializada, radio y T.V. Guai! la insertó en su contenido para suplirla después por colaboraciones europeas que salían más baratas que el producto nacional; los grandes maestros Ibáñez, Segura, Raf y, si me permites la inmodestia, yo mismo, tuvimos la ocasión de asistir impotentes e inermes a la inocua invasión de tanto material extranjero en aras de unos intereses que a ninguno de nosotros, ni espiritual ni económicamente, nos ayudaba, ni nos aleccionaba, ni nos beneficiaba. Llegué a pensar que al final todos, valga la paradoja, tendríamos que ir juntos a estudiar dibujo en Francia o Bruselas'.

    Martz-Schmidt murió el 5 de enero de 1998.

    ResponderEliminar