domingo, 21 de octubre de 2012

Carlos Sisí escribiendo para Spectrum

Carlos Sisí, escritor de la exitosa trilogía Los Caminantes y de la novela La Hora del Mar, fue un activo programador de aventuras conversacionales para el ordenador Sinclair ZX-Spectrum (1989-1991). Participó en el Concurso de Aventuras de la revista Microhobby y dió a conocer sus trabajos como Wazertown Works. Sus aventuras conversacionales fueron Las Cavernas de Fafnir (1989), Midnight (1989), El Ojo del Dragón (1990), Excessus (1990), Heresville (1990) y Johnnie Verso (1991)

Carlos Sisí permite la libre distribución de sus juegos en la web de The World of Spectrumhttp://www.worldofspectrum.org. Gracias a ello he podido grabar este vídeo con un intento parcial de partida en Las Cavernas de Fafnirhttp://youtu.be/UiR4L-cLhsA

El azar ha querido que solo haya habido diez días de separación entre las presentaciones en Librería Gigamesh (Barcelona) de La Hora del Mar de Carlos (13-10-2012, 18:30) y Ocho Quilates: Una historia de La Edad de Oro del Software Español (II) de Jaume Esteve Rodriguez (23-10-2012, 18:30).

Para terminar una pregunta de David, un antiguo usuario de Spectrum, y la respuesta de Carlos (extraído del forum del FNAC del 09-10-2012):

DAVID ¿Eres el mismo Carlos Sisí que realizaba aventuras conversacionales allá a finales de los 80 desde la Cala del Moral? “El Ojo del Dragón” ruló por la exigua RAM de mi Spectrum durante muchas horas. De ser así… ¿crees que toda aquella experiencia desarrollando este tipo de juegos te ha servido de algo en tu faceta de escritor? 

CARLOS ¡Si! Efectivamente :) Corría el año 1990… ¡Qué tiempos! Eran aventuras conversacionales… uno contaba una historia que, en un momento dado, se detenía y dejaba que el jugador escogiera qué quería hacer. Escribir novelas no es muy diferente… es incluso más cómodo, porque no tienes que tener en cuenta tantas posibles permutaciones con los elementos de la historia. Algún día me gustaría escribir una buena aventura conversacional sobre zombis con los parser que hay ahora. Es una pena que esos juegos dejaran de ser comerciales, tenían un componente súper atractivo y evocador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario