viernes, 3 de agosto de 2012

El Hospital del Tórax (Terrassa). Cine y Misterio

El Hospital del Tórax fue un antiguo hospital de las afueras de la ciudad de Terrassa que funcionó entre 1952 y 1997. Albergaba a pacientes que sufrían de enfermedades respiratorias (una de sus alas fue hasta 2010 una residencia de disminuidos psíquicos profundos). Después de su clausura ha sufrido reformas y se ha convertido en el Parque Audiovisual de Cataluña 1, habiéndose filmado en él películas de miedo como Frágiles y Los Sin Nombre (Jaume Balagueró), La Monja (Luis de Madrid), Ouija (Juan Pedro Ortega) o The Machinist (Brad Anderson con Christian Bale como actor principal)
El Hospital del Tórax también es conocido por sus casos de suicidios de pacientes, los supuestos casos de sucesos extraños y leyendas urbanas varias que suponen la visita de curiosos y profesionales de los temas misteriosos. Un ejemplo de ello es esta entrega del programa Mis Enigmas Favoritos de una emisora de radio andaluza: Está hecho a la antigua usanza de los programas de Misterio, una mezcla de entusiasmo y simpática ingenuidad que ya no se encuentra presente en programas más profesionales. También está esa parte insensata cuando alguien está haciendo una sesión de Ouija dentro de las instalaciones del hospital (es una insensatez porque tanto si crees como si no crees en este tablero la posibilidad de sugestión o consecuencias psicológicas están ahí). 
Un comentario final de índole personal: Me resulta curioso que se visite mucho este y otros lugares supuestamente encantados y nunca se hable de ayudar a las almas que presuntamente penan por allí. Sería más bonito y humanista ir para darles paz que no visitar este y otros lugares por morbo o ganas de aventura. Los enfermos (y familiares) de este y otros hospitales abandonados se merecen algo mejor.

16 comentarios:

  1. Mala idea la de jugar con la Ouija...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa búsqueda de emociones fuertes sería para estudiarla, se asocia con la autoafirmación de la adolescencia para sentirse hombres y mujeres, pero no se queda ahí. Programas como Cuarto Milenio también ponen el acento mediático en la manera de sentir estos temas.

      Eliminar
  2. Jamás pondría mis pies en un recinto de semejante historial con la intención de buscar emociones fuertes. Porque, como bien sé, pueden salir a tu encuentro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como ya he dicho al final de la entrada, si esas presuntas almas están ahí es de una falta de compasión flagrante ya que las buscas para jugar con ellas. A mi solo me saldría intentar darles paz.

      Eliminar
    2. ¿Has visto algunas de las películas que he nombrado en la entrada, Ibur? ¿Que tal están?

      Eliminar
    3. Y no olvidemos que ciertas entidades son bastantes susceptibles. No creo que les haga mucha gracia que una panda frikis se dediquen a buscarles las cosquillas...

      Eliminar
    4. En ese sentido, existe un programa, 'Buscadores de fantasmas', que es la cima del despróposito. Un trío de 'cazafantasmas' con el cerebro de un cacahuete se encierran en lugares donde la fenomenología paranormal es abundante y se dedican a insultar y provocar a las supuestas entidades 'fantasmales' que allí habitan. Estos tíos no han visto 'El Exorcista'...

      Eliminar
  3. Tan sólo he visto 'Los Sin Nombre'. De lejos, la mejor película de Balagueró. Inquietante y opresiva. Realmente terrorífica en su concepción, atmósfera y desarrollo. Mi compañera sí ha visto 'The Mechanist' y le gustó. Las secuelas físicas de la transformación REAL de Bale en un esqueleto andante se dejan ver incluso en 'Batman Begins'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no le pase como a Robert de Niro. Su metabolismo cambió para siempre después de engordar casi 40 kg para encarnar a un Jake LaMotta en el ocaso de su carrera. El esfuerzo y los efectos de semejante salvajada (sobrepeso brutal, problemas de salud) le sumieron en una profunda depresión.

      Eliminar
  4. Me he entretenido un rato en bucear en archivos del pasado y me he encontrado con un post que le dedicaste a 'Deborah', de Vangelis. Sigue siendo tan bonita como el rostro de mi bondadoso ángel...

    ResponderEliminar
  5. Raymond Moody (Porterdale, Estados Unidos, 1944), doctor en Filosofía y Psiquiatría, es el autor del famoso libro 'Vida después de la vida'. De él se han vendido más de 15 millones de ejemplares. Es uno de los pioneros, a través de centenares de entrevistas sobre las ECM (experiencias cercanas a la muerte), en abrir un debate serio y concienzudo sobre la pervivencia de la conciencia tras la muerte física.

    Según Moody, éste fue el testimonio que más le sobrecogió:

    'La respuesta del profesor Ritchie, graduado con solo 20 años en Física, y la primera persona a la que entrevisté por una ECM:

    'En la visión panorámica de mi vida —dijo— señalaba todos mis logros académicos y materiales. Pero a la luz brillante no le interesaba eso. Sólo si había aprendido a amar'.

    Un tío tan brillante y sentía que el final de la vida sólo trata de 'eso'... ¡del amor!'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor, debería ser lo principal en cualquiera de los mundos posibles

      Eliminar
    2. Dicho por Pablo, el apóstol:

      'Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad. Pero la mayor de todas ellas es la caridad'.

      (Corintios 13, 13)

      Eliminar
    3. A Nisargadatta le preguntaron si en todo este universo ilusorio existía algo realmente de valor:

      -'Sí. El poder del Amor.'

      Eliminar
  6. Muchas presencias que se muestran hostiles ante los 'vivos', seguramente están deseosas de ser ayudadas a encontrar la luz. El sendero que les conduzca al hogar. La rabia que a veces manifiestan puede deberse a su impotencia por permanecer atrapados en un estado indeseable. Aunque otras, directamente, disfrutan haciendo el mal.

    ResponderEliminar
  7. La falta de amor conduce al abismo. Muchos asesinos y sociópatas son fruto de las carencias afectivas que sufrieron en su infancia. No todos, porque algunos ya llevan consigo la semilla de la maldad; pero muchas desgracias podrían haberse evitado de haber sido criados en un ambiente en el que se prodigara el cariño.

    ResponderEliminar