sábado, 7 de julio de 2012

Una experiencia maravillosa en Zazen. Zentarse y Zentirse

Ayer tuve la experiencia más intensa y maravillosa desde que comencé meditación Chan o Zen hace unos años (fue en el transcurso de una sesión con el sifu Carlos Mora). Todo ya comenzó bien sin buscarlo cuando mis dos piernas sincronizaron su relajación (hasta ayer tenía problemas) y el resto del cuerpo adoptó una postura firme y fluida acorde con las piernas. ¿Cómo explicaros la sensación cuando las palabras son limitadas para describirlo? Lo máximo que puedo deciros es que experimenté dicha, alegría, una positividad infinita, un sentimiento de expansión que crecía y crecía... Todo muy sano y a la vez tan sencillo como la vida misma. Hay que seguir trabajando :-)

Como complemento a esta entrada, os proporcionó un audio del maestro Zen español Dokusho Villalba titulado Anapanasatti donde os hablará de temas como el Zazen, la atención en la respiración y la concentración en la vida cotidiana:

6 comentarios:

  1. Muchas felicidades!! Recogemos lo que sembramos.

    ResponderEliminar
  2. Es practicar tanto sentado como en la vida cotidiana

    ResponderEliminar
  3. Sobre la dicha de Ser:

    Anoche cuando dormía
    soñé, ¡bendita ilusión!,
    que una fontana fluía
    dentro de mi corazón.
    Di, ¿por qué acequia escondida,
    agua, vienes hasta mí,
    manantial de nueva vida
    de donde nunca bebí?

    Anoche cuando dormía
    soñé, ¡bendita ilusión!,
    que una colmena tenía
    dentro de mi corazón;
    y las doradas abejas
    iban fabricando en él,
    con las amarguras viejas,
    blanca cera y dulce miel.

    Anoche cuando dormía
    soñé, ¡bendita ilusión!,
    que un ardiente sol lucía
    dentro de mi corazón.
    Era ardiente porque daba
    calores de rojo hogar,
    y era sol porque alumbraba
    y porque hacía llorar.

    Anoche cuando dormía
    soñé, ¡bendita ilusión!,
    que era Dios lo que tenía
    dentro de mi corazón.

    Una Voz (Antonio Machado)

    ResponderEliminar
  4. ¿Se acerca a lo que experimentaste? En ocasiones, las palabras de los poetas se acercan tímidamente a la experiencia de lo Infinito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más se acerca sería la frase "una fontana fluía dentro de mi corazón". De cualquiera manera, hay tantas meditaciones zen como practicantes, por lo que cada persona tendrá su experiencia única.

      Eliminar
  5. Hoy he vuelto a hacer otra sesión de Zazen a solas con buenos resultados (como continuación de una sesión de Hatha Yoga después de haber memorizado unas asanas). Muy relajado, y se ha vuelto a repetir una de las sutiles sensación de ayer: después de la sesión escuchar temas como Dolce Vita de Ryan Paris con un espíritu joven parecido a cuando tenía 16 o 17 años :-)

    ResponderEliminar