miércoles, 25 de julio de 2012

Karuna, la compasión budista

La actual crisis económica está causando estragos y anteayer tuve en Barcelona capital una experiencia que me hizo sentir dentro un sentimiento que llevó dentro desde hace unos años, la karuna o concepción budista de la compasión, más emparentado con el amor que con el otro significado de compasión más denigrante para quién la recibe. No entraré en detalles, solo diré que fue una mujer que sufría mucho a la entrada de un metro y lo que hice fue cogerle la mano e intentar darle ánimos, comprensión, energía positiva y calor humano. En el pasado me encontré en alguna situación similar de bloqueo o desesperanza atroz y existieron unas pocas personas (especialmente una) que optaron por ayudarme cuando no estaban obligadas a ello. 

La Karuna es un concepto budista de empatía, identificación afectiva y solidaria con el sufrimiento de los seres conscientes. Se puede explicar como el deseo sincero y sentido de aliviar el dolor de todos los seres sin esperar nada a cambio. Es un sentimiento y un estado de la mente que se puede trabajar durante las prácticas de meditación budistas. Karuna es un concepto muy hermoso en el que la persona compasiva no tiene porque ayudarte y lo hace en libertad (sin contrapartidas económicas o personales). Es algo muy esperanzador cuando se recibe y muy espiritual cuando se da a los demás, y ese gesto puede variar el rumbo de la vida de una persona a mejor y que llevará siempre en su corazón. No dejeis que la mezquindad y la amargura entierren esta faceta si os han enseñado que lo bueno es la competitividad o si ya la teneís un poco interiorizada esta karuna y no quereis volver atrás. 

El concepto de Karuna no es solo patrimonio del Budismo, lo podemos encontrar con otras palabras en las actitudes de  los cristianos que sienten de verdad el mensaje de Jesús de Nazareth y en esas personas humanistas agnósticas o ateas que hacen lo que predican. Para ilustrarlo existen dos escenas de la película Ben-Hur con Charlton Heston, la primera con Jesús y la segunda con el romano Quinto Arrio: 

10 comentarios:

  1. ¿He de decirte que esta escena (la primera) es precisamente mi favorita? De una película de metraje infinito. Pero así es. Imposible enfrentarse a la mirada de un hombre bueno. La oscuridad sólo es ausencia de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pretendía con las dos partes es decir que esta empatía la pueden sentir tanto los iluminados o místicos como gente que no practica esta condición (y que no tienen porque practicarla). Que bueno sería que estuviera en todas las capas de la sociedad, esta funcionaría de otra manera.

      También están los que no ayudan y ponen la excusa de que "no les han ayudado" o "ayudé y no me ayudaron a mí". Eso no son más que excusas y demuestran que lo que se hizo fue por interés o esperando algo. Hacer lo correcto ya es suficiente premio interior.

      Eliminar
  2. Recientemente tuve una experiencia similar con un hombre de raza negra. Estaba zampándome un bocadillo y se me acercó pidiendo limosna. Ni corto ni perezoso, entré en un bar y le compré un bocata idéntico. Pero fue el hecho de coger su mano para dárselo, reconociéndole así que EXISTÍA, lo que le hizo alumbrar una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi experiencia fue con alguien de acento muy catalán y a los efectos es lo mismo. Está sufriendo mucha gente por culpa de sirvenguenzas avariciosos, maldigo a todos estos personajes.

      Eliminar
  3. Todo lo que uno hace, piensa o dice... se lo devolverá la vida con creces. Por eso es tan importante la intencionalidad de nuestras acciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí la importancia de mantener un camino de entereza a nivel interior, aunque desde el exterior se envien mensajes negativos, pesimistas o egóticos.

      Eliminar
  4. Eso. Que estos cabrones no mancillen nuestro interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que protegerse contra ello aunque estos cabrones sean victimas de su contexto y circunstancias.

      Eliminar
  5. joer que inyección de buena voluntad me ha dado :) se me había olvidado que el deseo de ayudar a los demás en su desesperanza o similar es natural, lo hacemos sin esperar nada a cambio... esto es importante, gracias!

    ResponderEliminar