lunes, 4 de junio de 2012

Un poco de Bossa Nova refrescante

¡Que falta nos hace con estos días tórridos! Antonio Carlos Jobim tuvo a gusto regalarnos esta versión en piano y voz de su Garota de Ipanema en un concierto efectuado en Minas Gerais durante 1980 (el año de la muerte de su íntimo amigo y colaborador Vinicius de Moraes). La Garota de Antonio y Vinicius nos invita a disfrutar de la belleza que nace de la mujer, de la vida, de la belleza que nace de nosotros mismos, de la que nace del arte más vitalista...

1 comentario:

  1. Mítica... si es que el tiempo no pasa por lo verdaderamente bueno.

    ResponderEliminar