jueves, 31 de mayo de 2012

Yoga para Dos. El Tacto Humano


Yoga para Dos de Cain Carroll y Lori Kitama es un prometedor libro de Yoga para parejas que ha sido editado por RBA Editores Integral (Gracias a Premadevi por llamar mi atención sobre él). Los autores proponen ejercicios para el desarrollo físico, emocional y espiritual. He aquí dos párrafos que forman parte del contenido del libro:

Cultivar el tacto. El tacto transforma. En todas las posturas de yoga para dos hay contacto. Por lo tanto, si vas a practicar yoga para dos, empieza por fijarte en lo agradable que es tocar y ser tocado. De forma natural, algunos de nosotros tenemos más tendencia a tocar que otros. Ello es resultado de cómo fuimos educados, la cultura en la que vivimos y nuestra propia personalidad. El tocar es un tema delicado. Cuando éramos bebés no parecía ser así. Siempre había alguien aseándonos. Tocar era una necesidad obvia. De hecho, los científicos han descubierto que si un niño no es tocado, aunque las demás necesidades básicas estén cubiertas, sufrirá importantes problemas de salud.

Mary Carlson, profesora asociada de neurología en psiquiatría y miembro del Bunting Institute de Cambridge, Massachusetts, ha estado casi tres décadas estudiando el efecto de tocar en el desarrollo del cerebro. Carlson concluye que el tacto es crucial para la liberación de cortisol (una importante hormona suprarrenal) y la regulación de nuestra respuesta al estrés. Eso influye en el funcionamiento de nuestro metabolismo, sistema inmunitario y sistema nervioso. Los niños que no son tocados muestran importantes problemas sociales y de comportamiento, tales como falta de emociones básicas o disminución del crecimiento físico y daño del sistema inmune. Los estudios demuestran que estos niños tienen problemas para andar, guardar el equilibrio, tomar los lápices y recordar y verbalizar las palabras básicas.

2 comentarios:

  1. Eso es cierto. Los niños criados por padres emocionalmente distantes que no han sabido besarles y acariciarles suelen desarrollar importantes taras psicológicas. En esta sociedad enferma en la que vivimos el contacto humano es visto con recelo cuando en realidad es una poderosa fuente de satisfacción anímica. Un fuerte abrazo dice mucho más que un montón de palabras conciliadoras.

    ResponderEliminar
  2. Sí, lamentablemente la falta de tacto también tiene secuelas en el lenguaje corporal de las personas.

    ResponderEliminar