martes, 29 de mayo de 2012

Nara Leao: Meus Sonhos Dourados (1987)

Nara Leão (1942-1989) fue una cantante brasileña de Bossa Nova y MPB (Música Popular Brasileña). Es conocida como la Musa de la Bossa Nova por su asociación con esta corriente musical a finales de los 50 y principios de los 60 (en su casa se reunían compositores e intérpretes del estilo como Roberto Menescal, Carlos Lyra, Ronaldo Bôscoli, João Gilberto, Vinicius de Moraes o Antônio Carlos Jobim). Su primera experiencia profesional la tuvo acompañando en 1963 al pianista Sergio Mendes en una de sus giras. Nara tenía un carácter rebelde e inconformista: Renegó de la Bossa Nova por considerar que esta se había aburguesado (de hecho la pobre Bossa había muerto de éxito en Brasil), reivindicó el Samba del Morro de compositores como Nelson Cavaquinho o Zé Keti, se enfrentó a la Dictadura Militar con el espectáculo Opiniãoparticipó en el primer disco del movimiento Tropicalia de Caetano Veloso y Gilberto Gil e incluso grabó un disco versionando temas de Roberto Carlos, el famoso compositor brasileño de Pop-Rock. Nara Leao murió en 1989 a causa de un tumor cerebral inoperable. 

Meus Sonhos Dourados (1987, Philips) fue uno de los últimos trabajos de Nara Leao. Después de la primera espantada volvió a la Bossa Nova (ya aposentado el estilo por su calidad musical, desaparecido ya ese séquito de militancia joven que le aproximaba a la música Rock) y se asoció con su eterno amigo Roberto Menescal para hacer un disco de versiones de canciones norteamericanas en ritmo de Bossa Nova. Las canciones escogidas por Nara pertenecen a sus recuerdos de niñez y adolescencia cuando las escuchaba por la radio o iba al cine a ver musicales. Los compositores de estos temas no son cualquier cosa: George Gershwin, Harold Arlen, Glenn Miller, Errol Garner, etc... El resultado a día de hoy es muy excitante desde el punto de vista melódico, rítmico y armónico (son muy pocos los temas que quedan en normalitos en este disco). Mi amiga Telvi Terrero seguro que dirá también que las letras en portugués expresan lo que tendría que ser recordar con verdadero amor a alguien (caricias, abrazos, besos, etc...) Y es que ¡recorcholis! la Bossa expresa como ningún otro estilo ese sentimiento mezclado de alegría y nostalgia que todos sentimos alguna vez en la vida, una emoción que nos incita a vivir positivamente. 

Mi historia personal con este disco es harto curiosa, desde hace 20 años forma parte de la banda sonora de mi vida pero no ha sido hasta hace poco que lo tengo en un CD original. Grabé muchos de sus temas en cassette en 1993 cuando los escuchaba en el programa de radio Cuando Los Elefantes Sueñan con la Música de Carlos Galilea Nin (y en esa vetusta cinta me han acompañado hasta casi el día de hoy).


Rescate breve del cassette al que he hecho referencia. Carlos Galilea Nin recordando a Nara Leao:

11 comentarios:

  1. La escuchas y entras en un estado de verdadera ensoñación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su versión de la canción de El Mago de Oz (Harold Arlen) tampoco es poco de pavo :-)

      Escucha en:
      http://youtu.be/6HeQBmpop88

      Eliminar
  2. Para mí, la mente del artista conecta con la esfera de la belleza y la traslada a esta dimensión haciendo uso de su cuerpo. Lo he repetido más de una vez, pero escuchar a esta mujer corrobora mi creencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente de los artistas y también la de las personas sensitivas ;-)

      Eliminar
    2. Creo que el hilo que separa ambas cosas es finísimo...

      Eliminar
    3. Y en el caso de los compositores, parecen que componen en clave libre de música en vez de militancia musical y transcienden los géneros.

      Eliminar
  3. También me gustaría añadir que escuchar determinado tipo de música potencia el acto creativo propio. Lo eleva. Facilita que aparezcan las musas. Estoy seguro que, por ejemplo, más de un escritor ha recurrido a la música cuando le ha faltado inspiración. Es gasolina para la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Napoleón se quejaba amargamente de no tener la sensibilidad suficiente para apreciarla. Le resultaba imposible emocionarse. Hay gente así. Supongo que lo que le ponía era ir arrasando países...

      Eliminar
    2. ¿Es que acaso los conquistadores como Alejandro o Napoleón tenían el tiempo libre necesario para investigar y apreciar la música? :-D

      Eliminar
    3. [También me gustaría añadir que escuchar determinado tipo de música potencia el acto creativo propio] (cita)

      En cambio el uso de las drogas se acerca a los peligros del tablero Ouija, se sabe como comienza pero no como termina (y me refiero a efectos psicológicos). Además, la música como compañera no tiene precio.

      Eliminar
    4. No, claro. Preferían invertirlo en actividades más humanitarias y elevadas (ja, ja)...

      Eliminar