lunes, 7 de mayo de 2012

Comprar, Tirar, Comprar. La picaresca de la Obsolescencia Programada

El famoso documental que denuncia la Obsolescencia Programada de los productos de consumo, la base de la economía capitalista y del consumismo más pueril (ordenadores, impresoras, teléfonos moviles, herramientas varias, etc...) El ejemplo más claro es la bombilla original de Thomas Edison y las bombillas creadas en Estados Unidos después del Crack de 1929 para reactivar la economía de ese país (y por extensión la mundial). 

Los hornos nos están para bollos para la gente de la calle en la actual Crisis. La respuesta podría ser consumir menos pero con más calidad. También se podían incluir los mundos del Cine y la Música que han desarrollado su propio concepto de "usar y tirar" 

6 comentarios:

  1. Me ha llegado este interesante mensaje:

    "El otro día me encontré a un conocido que frecuenta manifestaciones antisistema. Me dijo que acudía a un local para celebrar un debate cuando se giró y vio como dos personas de mediana edad le seguían. Al entrar en el local, se quedaron fuera, observándole un rato. Ese debate se había convocado previamente en las redes sociales. Uno de los convocantes, el más experimentado, le dijo que lo más seguro es que eran polis ('secretas') que querían husmear y averiguar, de paso, dónde se reunían. De película..."

    ResponderEliminar
  2. Añade también que uno los nuevos equipamientos de nuestras fuerzas de seguridad (nótese la ironía) será llevar cámaras en sus cascos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Uno de estos, completamente equipado, es casi un clon de Robocop. Más que confianza, inspiran miedo.

      Eliminar
  4. No había caído que con el tema de los e-books podrían hacer la maniobra de la Obsolescencia Programada. Un libro de papel puede durar una y muchas vidas humanas, y en sí ello no interesa al actual mercado de consumo de "Usar y Tirar"

    ResponderEliminar
  5. Yo, por ahora, sigo leyendo en papel. Me parece mucho más sensual acariciar los lomos de un cómic recién comprado e, incluso, olisquear un poquillo el aroma de sus páginas. El perfume de lo nuevo. Estoy empezando a adquirir algún que otro ejemplar, poco a poco, y de forma muy selectiva (que no está el horno para bollos).

    ResponderEliminar