sábado, 25 de febrero de 2012

Dokusho Villalba. El origen del kesa

Otra entrevista radiofónica al maestro zen español Dokusho Villalba, esta vez en el programa Espacio en Blanco en Radio Exterior de España. En esta ocasión podremos escuchar su concepción de la palabra Maestro, sus recuerdos de la crisis existencial que le llevó a abandonar la lucha política e iniciar su camino espiritual, los origenes humildes del kesa (la vestimenta del adepto budista), las paradojas del dharma o el camino del Buda, su experiencia personal con el maestro zen japonés Taisen Deshimaru, etc...


Los origenes del Kesa son más que humildes. Como muestra este párrafo escrito por Taisen Deshimaru o por su discípula la también maestra zen Barbara Kosen:

"El kesa es el vestido que el monje lleva para hacer zazen. Kesa tiene su origen en la palabra kesaya que significa color de tierra, de ruina. Los monjes no tienen posesiones. Entonces, al principio del budismo utilizaban las telas que la gente tiraba, lo que no quería más, lo que despreciaban. Las teñían con la tierra ocre y cosían juntos los trozos. Evocan el aspecto de los campos de arroz del valle del Ganges, unidos por medio de las acequias. A partir de lo que la gente tira, desprecia, el monje se hace el vestido de zazen. Cuando practicamos zazen nuestros pensamientos aparecen, a veces no son tan buenos, tenemos celos, cólera, envidia, todo un cortejo de emociones que se manifiesta y que poco a poco dejamos pasar, finalmente sólo queda la forma original del espíritu, se le llama Buda, pero no se puede expresar con palabras, es lo que representa el kesa. A partir de lo basto, de lo que la humanidad no quiere más o no quiere ver, hacemos el vestido del hombre que se encuentra a sí mismo en zazen"

4 comentarios:

  1. Todas las enseñanzas espirituales apuntad a la humildad como una de las principales virtudes. Pero encontrar un hombre verdaderamente humilde es tan difícil como toparse con un político verdaderamente honesto.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto; el 1 de marzo entra en vigor la ley Sinde. A informarse tocan...

    ResponderEliminar
  3. No está de más instalarse un spyboot para intentar evitar rastreos indeseados. Recomiendo informarse sobre su funcionamiento, aunque, desde luego, si quieren pillarte, te pillan. Pero es un plus de seguridad más.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión no somos nadie en la Red para que nos rastreen (y además como dices, si te quieren pillar cualquier hacker lo puede hacer por mucho que te ocultes). Aparte no hace falta un programa para ir de incognito por la Red, un proxy ya sirve para ello desde mis años en Abaforum: http://es.wikipedia.org/wiki/Proxy

    Los virus informáticos si que no distinguen entre famosos y anónimos en la Red a la hora de infectar, por lo que un antivirus es esencial en un 99% (aparte de disponer de cortafuegos o firewalls para impedir accesos a nuestras máquinas).

    Volviendo al tema del budismo combinándolo con el uso de nuestros ordenadores, se podría decir que en bastante medida las máquinas son una prolongación virtual del Ego del usuario, y en algunos casos potenciados por la virtualidad de este.

    ResponderEliminar