domingo, 11 de septiembre de 2011

La leyenda del librero asesino de Barcelona (1836)


Durante el transcurso de una visita reciente a Caldes de Montbui (Barcelona) con mis amigos Jose y Sandra, entramos en una librería-papelería cercana a la extinta librería KStel Cómics (cuyo espacio está ahora ocupado por un supermercado). Allí me llamó la atención un libro de la colección Centellas de José J. de Olañeta que lleva por título Bibliomanía precedido por La Leyenda del Librero Asesino de Barcelona por Gustave Flaubert y Ramón Miquel i Planas. Son dos relatos que siguen el mismo argumento: Un librero de viejo barcelonés obsesionado por la posesión de libros antiguos y que persigue a clientes y rivales bibliófilos para asesinarlos y recuperar los volúmenes. Juan D'Ivori se ocupa de las ilustraciones que acompañan la versión de Planes.

La leyenda del librero Asesino de Barcelona tiene su origen en el primer tercio del siglo XIX, cuando se comenzó a hablar en la Ciudad Condal del librero Fray Vicents, un supuesto antiguo fraile que tenía una bibliofilía insana hacia los libros antiguos e inencontrables. La historia se aderezaba con asesinatos y hechos truculentos. La figura del librero de Barcelona llamó la atención en Francia tras publicarse como noticia falsa en dos periódicos galos en 1836, y literatos como Charles Nodier, Jules Janin y Gustave Flaubert llegaron a escribir versiones, siendo perceptible en ellas la influencia literaria del terror alemán de E.T.A. Hoffmann

Las versiones de Gustave Flaubert y Ramón Miquel i Planas incluidas en el libro de José J. de Olañeta son complementarias entre sí. La versión de Flaubert fue escrita en torno al año 1836 en plena adolescencia del autor, lo que disculpa la torpeza de la prosa del creador de Madame Bovary. La versión de Miquel i Planas de 1927 tiene casi el doble de extensión y está mucho mejor escrita y secuenciada (Planas también es el autor del prólogo que acompaña a las dos versiones y donde pone al corriente de la historia al lector). 

Mis felicitaciones a José J. de Olañeta por este libro y otros de la curiosa colección Centellas que, aparte de ser visualmente bonitos, ocupan poco espacio en la estantería y son verdaderos libros en formato bolsillo (de los que caben realmente en estos). Otro título  de Centellas es El Amante de las Librerías de Claude Roy, donde el autor hace del lector tipo "rata de biblioteca" (o ya puestos, nuestro librero asesino de Barcelona) el perfil de persona que menos quiere los libros. 

Dos enlaces interesantes sobre la historia y sobre la primera edición de la versión de Planas:
http://www.voltairenet.org/El-librero-asesino-de-Barcelona
http://javiercoria.blogspot.com/2011/01/el-librero-asesino.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario