lunes, 19 de septiembre de 2011

Escenas favoritas de "Espartaco" de Kubrick

Dos de mis escenas favoritas de la película Espartaco del director Stanley Kubrick, un guión de Dalton Trumbo basado en la novela histórica de Howard Fast sobre el famoso gladiador tracio (133 a.C.-71 a.C.) que puso a Roma contra las cuerdas en la III Guerra Servil (73 a.C.-71 a.C.):
Kirk Douglas, Jean Simmons y Tony Curtis

Kirk Douglas y Tony Curtis

6 comentarios:

  1. Excelente película, a pesar de que el mismo Kubrick renegara de ella. A su perfección formal, une un reconfortante, emotivo y cálido poso humanista que la hace aún más grande. Precisamente lo que se echa en falta en su etapa posterior, ya afincado en tierras inglesas. Su mirada ya estaba puesta en el infinito.

    ResponderEliminar
  2. Recomendar, desde aquí, la obra del que tal vez pueda considerarse su inmediato sucesor (aunque tenga demasiada personalidad para considerarle simplemente un heredero): Terrence Malick. Un cineasta-filósofo que utiliza la cámara como excusa para regalarnos imágenes de abrumadora belleza al tiempo que reflexiona sobre la pérdida de la inocencia y la desdicha del hombre, alejado (¿irremediablemente?) del paraíso primigenio.
    Su cine es pura poesía, pero no resulta apto para todos los paladares. Unos lo encontrarán un tostonazo relamido y pretencioso. Otros (tal vez los menos), quedarán hechizados ante el esplendor visual y el profundo halo trascendente que impregna cada una de sus maravillosas películas (de las que, tal vez, 'El nuevo mundo' sea la más irregular).

    ResponderEliminar
  3. Su afan de perfeccionismo era tal que, si hubiera podido, hubiera borrado Espartaco de su bibliografia. Craso error! (y precisamente en esta película sale un Craso, el interpretado por Lawrence Olivier).

    Un punto fuerte de Kubrick en 2001: Una Odisea en el Espacio, es el terror cósmico que logra producir el monolito y el planeta Júpiter (aunque aquí también pone de su parte la música de Gyorgi Ligeti).

    ResponderEliminar
  4. Y es que '2001', más que una película, es una experiencia. Se pueden establecer paralelismos con 'El árbol de la vida', última e incomprendida obra de Malick: las dos representan acontecimientos únicos en la historia del cine, fueron denostadas en un primer momento, y resultan imposibles de 'entender' a través del espectro limitado de la mente.
    Lo mejor es dejarse llevar, sumergíendose en el infinito torrente de sensaciones que despiertan ambas obras maestras.

    ResponderEliminar
  5. Sí; Ligeti fascina y aterra a partes iguales. Hay algo en su música que produce pavor. Una sensación similar a la que sugiere la lectura de ciertos pasajes 'lovecraftianos', o la contemplación del océano encrespado en una noche sin luna...

    ResponderEliminar
  6. Kubrick tenía talento para elegir las bandas sonoras de sus películas. Si que es verdad que la música de Ligeti tiene un algo que le haría quedar bien como ambientación de un relato de Lovecraft y sus amigos epistolares del Ciclo de Cthulhu.

    ResponderEliminar