domingo, 24 de julio de 2011

Muerte de Amy Winehouse

Esta noche he escuchado en la radio que ha muerto la cantante británica de música negra Amy Winehouse. Su cuerpo fue hallado practicamente inerte en su apartamento de Londres y no se pudo hacer nada por salvarla. Todo hace suponer que tienen algo que ver las drogas de las que era adicta. 

Con tan solo 27 años, el nombre de Amy Winehouse se suma a la lista de talentos jóvenes muertos de forma innecesaria por no poder distinguir entre su ritmo de vida y el consumo de drogas fuertes (Fats NavarroJimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Sid Vicious, etc...). Si incluimos carreras deterioradas o acortadas por el exceso de drogas también podemos encontrar figuras de la música del siglo XX como Billie Holiday, Brian Wilson, Bill Evans, Charlie ParkerChet Baker, Camarón de la Isla, Miles Davis, Syd Barrett o Sly Stone. Las depresiones emocionales, unos entornos personales conflictivos y una modernidad mal entendida fueron semilleros para que estos artistazos cayeran y/o recayeran. 

Será siempre tema de discusión en el mundillo artístico si la cocaína y otras substancias aumentan la creatividad y la desinhibición. En mi opinión es una falacia con mucho peligro, la creatividad la dicta el talento interior del artista (nadie se convierte en un Charlie Parker por la ingestión de heroína) y respecto al tema de la desinhibición, esta se puede conseguir -sin joderse la salud- con prácticas como Taichi, Yoga, Zazen y otros tipos de ejercicios psicofísicos (con la diferencia de que estas requieren una implicación de disciplina y tiempo, y que el crack y otras drogas son de efecto instantáneo).

Que descanse en paz, he aquí el vídeoclip de Just Friends, la canción de Amy que más me gustaba:

6 comentarios:

  1. Un talento equiparable a su afán de destrucción.

    Pobre mariposa MK-Ultra... vuela alto, que ya eres libre.

    ResponderEliminar
  2. De su repertorio, 'Back to black' es mi tema preferido. Vozarrón antológico, de un nivel emotivo similar al de las grandes divas negras del soul. A años luz de productos prefabricados, estilo Duffy.

    ResponderEliminar
  3. Creyó controlar la situación y lo pagó. No está claro si fue consumo de drogas o intento desengancharse a lo bestia (los médicos no aconsejan dejar de repente el alcohol u otras drogas sino hacerlo de forma gradual).

    Lastima de vida joven perdida. ¿Y cuantos jovenes anónimos pasan o han pasado por las mismas circunstancias que Amy Winehouse?

    ResponderEliminar
  4. Recurrir a las drogas es una trampa mortal.
    La meditación es una alternativa infinitamente más poderosa y eficaz para hacer frente al dolor mental y físico. Requiere dedicación y seriedad, pero los beneficios son duraderos y palpables. Resulta peligroso tomar determinados senderos.

    ResponderEliminar
  5. ... y donde el control es un asunto de vida o muerte.

    ResponderEliminar
  6. La mente es muy puta. Sucumbir a su inercia, puede suponer el abismo. La atención constante es indispensable si uno no quiere convertirse en un zombi a merced de sus caprichos. Las drogas sólo sirven para potenciar su naturaleza disfuncional.

    ResponderEliminar