sábado, 21 de mayo de 2011

15-M: Protestas en España de mayo de 2011

Las protestas de mayo de 2011 en España (que también reciben el nombre de Indignados, Spanish Revolution o Movimiento 15-M) tienen su origen en una sucesión de protestas ciudadanas que comenzaron el 15 de mayo de 2011 en 58 ciudades españolas (aprovechando la proximidad de las elecciones locales del 22-M). El catalizador de todo ello ha sido la plataforma civil y digital ¡Democracia Real Ya!. Esta plataforma se define como apolítica y pacífica (decisivo para captar mi interés), desmarcándose así de los grupos de extrema izquierda que terminan provocando incidentes y destruyendo mobiliario urbano. 


Por explicarlo de una forma simple, el manifiesto de ¡Democracía Real Ya! da salida al hartazgo de la gente de la calle ante la ignorancia de los políticos en lo que respecta al mundo real de sus votantes, el bipartidismo a la americana PSOE-PP, los acuerdos de partidos y sindicatos obreros con los mismos bancos y grandes empresas que nos han metido en la actual crisis económica, la pérdida de derechos ciudadanos fundamentales (ayudas sociales a  los parados, una buena calidad de vida laboral, una Sanidad competente, el derecho a la Vivienda, etc...). A la vez se pide una participación real del ciudadano en las decisiones importantes (y que estas no se decidan solo en el Congreso de los Diputados).


Y es que, ¡vaya tela!, yo creo que los políticos solo piensan en ellos mismos y en utilizar la máscara apropiada para contentar a militantes que no se hacen preguntas (y a los que ya se contenta hablando mal del rival como en el fútbol). El Partido Socialista alardea de cambios cosméticos pero irrelevantes para el conjunto de la sociedad. No estoy en contra del matrimonio gay, pero ello no beneficía en global a los muchos españoles -gays incluidos- que tienen problemas para llegar a fin de mes. También es inadmisible no cambiar algunas leyes laborales de cuando gobernaba el PP cuando han tenido años para hacerlo (lo mismo para el Tripartito Catalán que quitó la presidencia a CiU durante siete años). El Partido Popular es otro caso de juzgado de guardia, ya que hace un despliegue de hipocresía con la precariedad laboral y la inmigración. Los grandes empresarios que votan al PP son los que han propiciado esa precariedad de la que algunos culpan a los que vienen de fuera. Cuando la codicia no tiene limites pasa lo que pasa con la especulación financiera y se descubre que el capitalismo neoliberal tiene los pies de barro. Tanto en el caso del PSOE, PP o CiU luego llegan las prisas con unos parches hechos deprisa y corriendo quitando al que menos tiene (cuando tiene que ser el de arriba el que tiene que pagar por ser el causante y tener más dinero).


La cuestión identitaria sería el cliché característico o la manera de "marear la perdiz" de los partidos políticos en Cataluña. La identidad que se propugna desde CiU (ejemplo de burguesía hipócrita y oportunista) hasta la última formación que se las da de "catalana" pasa por una mayor o menor exclusión "nacional" de la cultura castellana presente aquí en Cataluña (Eso sí, para ellos está muy mal que el PP haga lo propio obviando la cultura catalana como española). Solo así se entiende la corrección política que calla en lo propio lo que critica en lo ajeno, lo cual permite prohibir las Corridas de Toros para después blindar los Correbous (el sufrimiento de los animales es lo que menos importa). También hacen gracia partidos como el CUP representados por gente joven educada en la idea de que todo lo español tiene connotaciones negativas (las cosas no son tan fáciles, la vida es un universo de claroscuros)Una bandera no da de comer. En resumen, no se puede esperar un humanismo real y global que valga para todos al margen de lengua, raza, credo, religión, etc... mientras se haga del factor-asociación externo el leitmotiv de la definición de un ciudadano como persona.


Hoy he asístido a la concentración que seguía teniendo lugar en Barcelona (más concretamente en la Plaza Cataluña). A la primera hora de la mañana no había excesiva actividad, pero ha ido aumentando a medida que pasaban las horas. He aprovechado para sacar las fotos que acompañan al texto que estais leyendo. Podría resumir el día como una jornada plácida, una oportunidad para meditar sobre muchas cosas y donde los participantes -no las militancias de cada uno- han podido ejercer libremente su derecho a opinar (¡no solo  tiene que ser el día de las elecciones, señores políticos!).

2 comentarios:

  1. Aunque comparto el asco que el ciudadano de a pie siente por esa inmunda clase política que nos putea y engaña desde tiempos inmemoriales, pienso que toda esta movida no servirá de nada. La verdadera revolución será otra y de índole personal. De todos modos, algo está empezando a moverse.

    ResponderEliminar
  2. Es un tema muy viejo la perspectiva de cambiar desde el interior o actuando en el exterior (de forma pacífica, por supuesto). Yo sentí en el corazón que tenía que asistir a la concentración (cuando más gente hubiera menos se atreverían las autoridades a desalojarlas por ser el día de Reflexión antes del 22-M).

    Fue una buena ocasión para meditar, para mi la meditación no pasa únicamente por mejorarse uno mismo y el concepto de sangha es algo más que estar con unos pocos compañeros afines. Si en nuestro interior somos el cambio también se tiene que traducir en el exterior con hechos. Y el mundo entero también se podría ver como una gran sangha.

    No todo el mundo conoce o está por la movida espiritual, pero también ven que hace falta un cambio y se mueven. Hay que hacer piña con ciudadanos de todo pelaje. Los buscadores espirituales sinceros pueden hacer mucho bien en este contexto.

    Lo que es seguro al 100% es que si no se hace nada los políticos y los empresarios no harán nada por cambiar un sistema económico que les favorece.

    ResponderEliminar