jueves, 24 de marzo de 2011

El camino del yogui según Indra Devi

Dos vídeos en español de la maestra de yoga Indra Devi (1899-2002). Esta mujer nació en el antiguo Imperio Ruso (más concretamente Riga, Letonia) y desde niña se sintió atraída por todo lo que tenía que ver con la India. Un encuentro con Jiddu Krishnamurti en 1926 encauzó sus inquietudes espirituales y al año siguiente viajó al país de sus sueños para quedarse. Durante los años que vivió en la India, fue discípula del maestro yogui Sri Tirumalai Krishnamacharya (que también enseñó a B.K.S. Iyengar) y se convirtió en la primera occidental que ejerció como maestra de yoga. También ayudó de forma decisiva en la difusión de esta disciplina en Sudamérica, más concretamente Argentina, donde se trasladó a vivir en 1982. 

Código ético y moral del yogui

Yoga, desapego y anécdotas personales

4 comentarios:

  1. Si somos amor nos pueden quitar todo excepto la capacidad de amar y ser compasivos.

    En este punto de ir hacia nuestro interior el yoga es una herramienta inestimable y ahí hay gente interesante como la Indra Devi de esta entrada, Ramiro Calle, Iyengar, el creador del Asthanga Yoga, etc... Creo que el yoga ayuda a una más que sana despreocupación y lúcidas soluciones de problemas internos y militancias externas. Una invitación a facilitar nuestra vida y no tensarla con preocupaciones sobre el pasado o el futuro. Quizás dificil, quizás duro, pero vale la pena una vez que se inicia el camino.

    ResponderEliminar
  2. Qué mente más lúcida la de esta mujer!! Verla y escucharla me demuestra que es el tipo de vida que llevamos y no la edad (hasta cierto punto, clarp), lo que determinará la salud y la lozanía del cuerpo-mente, nuesto vehículo en esta dimensión. Estoy seguro de que quien vive una buena vida (y no me estoy refiriendo a tirarse todo lo que uno pueda), también gozará de una buena muerte.

    ResponderEliminar
  3. Muy estimulantes palabras, Ibur :-) Ojalá lleguemos a la edad de Indra Devi, será sinónimo de que nos hemos cuidado y hemos cuidado a los demás.

    ResponderEliminar