miércoles, 28 de abril de 2010

Un video del sabio hindú Ramana Maharshi


Un interesante video de Youtube titulado "40 Versos sobre la Realidad", que nos proporciona lo esencial del pensamiento del sabio, poeta y místico hindú Ramana Maharshi (1859-1950), representante del Advaita Vedanta del siglo XX:

Ramana Maharshi ha tenido influencia sobre pensadores, filósofos y orientalistas como C.G. Jung, Eckhart Tolle, Ken Wilber, Heinrich Zimmer, Mónica Cavallé (autora de un ensayo sobre Heidegger y Nisargadatta) y otros que han hecho conocer la filosofía Advaita Vedanta en Occidente.

Ramana Maharshi Fue también apodado "El Sabio del Silencio" gracias a su defensa de este modo de aprendizaje y meditación: «El silencio es siempre elocuente; es el fluir de perenne lenguaje. Se interrumpe al hablar, ya que las palabras obstruyen el lenguaje silencioso. Los discursos pueden entretener a individuos durante horas, sin mejorarlos. El silencio, por el contrario, es permanente y beneficia a la humanidad entera. Con silencio, nos referimos a elocuencia. Los discursos orales no son tan elocuentes como el silencio. El silencio es elocuencia permanente; es el mejor idioma.»

Caramba con Ramana! El Silencio... hermosos pensamientos me vienen ahora a la cabeza. Es en el silencio donde aprendemos a valorar la naturaleza, lejos de las montañas de hormigón de las ciudades. ¿Y cómo crean mejor los literatos, los músicos o los pintores? ¿Podría ser en silencio? También se dice lo más bello en el silencio de las miradas entre hombre y mujer o entre madre e hijo. Un tema intrigante y tan cercano como lejano a la vez, ya que nuestra mente sabe llenarse de pensamientos pero puede no tener la misma habilidad para vaciarse. Este tema también tiene su tratamiento en el budismo (el maestro zen español Dokusho Villalba dedicó al tema parte de una entrevista reciente en ABJ Radio).

domingo, 25 de abril de 2010

La Ética de Aristóteles


Aristóteles (384 a.c.-323 a.c.) es una de las figuras mas importantes de la historia de la filosofía occidental. Fue el primer enciclopedista del saber griego de su tiempo (gran parte de lo que se sabe de los filósofos presocráticos se debe a sus comentarios) y puso los cimientos de ciencias como la anatomía, la astronomía, la botánica, la economía, la lógica, la zoología y otras. También es conocido en la historia por haber sido el mentor del conquistador macedonio Alejandro Magno, con el que terminó enemistándose. Su obra fue olvidada en Occidente después de la caída del Imperio Romano y recuperada por los filósofos musulmanes medievales (pensadores como Al-Farabi, Avicena, Avempace o Averroes comentaron y/o desarrollaron ideas aristotélicas que luego pasaron a la escolástica cristiana).

"Magna Moralia", la obra de temática ética que estoy terminando de leer, genera bastante controversia entre los expertos por su presunta autoría aristótelica (se sospecha de posibles manos durante el periodo helenístico), pero ante la falta de consenso se adjudica a Aristóteles a la espera de pruebas concluyentes. "Magna Moralia", es basicamente, una sintesis resumida de sus otras dos obras del mismo género, "Ética a Nicómaco" y "Ética Eudemía" (lecturas que disfrute como un enano, en especial la primera). Aristóteles defiende en las tres obras la necesidad de la virtud en el alma humana y de conseguir el punto medio entre falta y exceso: la moderación. Para Aristóteles, esta virtud se puede adquirir a través de dos caminos: la adquirida por medio de los hábitos (en la que tiene responsabilidad la parte irracional o sensitiva de nuestra alma a través de la fortaleza, la templanza y la justicia) y la otra por medio de la enseñanza y adquisición de conocimiento a través de un instructor o maestro (la parte racional y intelectual del alma que determina la sabiduría y la prudencia). Bajo este prisma, Aristóteles desgrana su concepto de la virtud en temáticas de actualidad como la amistad, el egoísmo, la felicidad, la generosidad, la grandeza de alma, el valor, etc...

En mi opinión, la Ética de Aristóteles y de filosofías y filósofos grecorromanos posteriores como Epicuro, Epicteto, Séneca y otros (y en parte significativa el pensamiento chino) proporcionan un camino de autoconocimiento alternativo al sendero espiritual que tiene dos ventajas: accesibilidad práctica a todo el mundo (la felicidad no debe ser solo para los que cultivan el espíritu) y evitar la posibilidad de caer -por inexperiencia- en las garras dependientes de un gurú dudoso (personajes abusivos como los hindúes Osho o Maresh Yogui). No es dificil rastrear influencias estoicas -de Epicteto o Marco Aurelio- en la obra de autores contemporáneos, como por ejemplo Eckhart Tolle, o en los trabajos de literatos como el brasileño Vinicius de Moraes (letrista de muchas canciones del compositor Antonio Carlos Jobim).

miércoles, 21 de abril de 2010

Platón: "Fedro"

Terminé hace pocos días la lectura del "Fedro" de Platón (en la edición en rustica de Gredos). Este diálogo socrático versa sobre el amor, la amistad y la validez o no de la palabra escrita frente a la enseñanza oral y la experiencia personal (que se podría extrapolar a la validez de Internet y los ordenadores para el aprendizaje). Mi opinión final de esta obra platónica es muy positiva.
El diálogo se inicia cuando el sabio ateniense Sócrates encuentra a su joven amigo Fedro y este le invita a tomar un paseo con él fuera de las murallas de la ciudad. Después de un corto paseo se sientan a la sombra de un árbol e inician una conversación sobre un discurso en libro por Lisias, un querido de Fedro, que hace hincapie en la pregunta de a quién debe satisfacer una persona que es amada por otra, ¿satisfacer al que ama o al que no ama? Creo recordar que Lisias toma partido por la persona que no ama por estar mas necesitado. Sócrates no pierde la oportunidad de dar su visión del tema con dos discursos. En el primero hace una imitación del discurso de Lisias que mejora retoricamente el original y en el segundo da una opinión contraria a la del amigo de Fedro, tiene que ser la persona que ama la que merece mas el reconocimiento del amado. En mi opinión, EL QUE AMA DEJA SER, ya que quién ama de verdad valora a la persona tal como es y no pretende cambiarla. Hay una belleza especial en el cultivo de este tipo de relación. El que no ama o todavía no ha aprendido a amar, en cambio, tiende a concebir el amor en clave irreflexiva, y es cuando vienen los celos, la posesión, incomodidad por la independencia del amado, etc... Estas dos opciones hacen vivir un tipo especial de "locura", maravillosa (de origen divino según Platón) unas veces, trampa egótica en otras. Mucho de esto se puede extrapolar también al campo de la amistad.

El diálogo entra en su parte final en una interesante dinámica cuando Fedro y Sócrates comienzan a hablar de retórica y de la validez de la palabra escrita, utilizando un mito del Antiguo Egipto. Sócrates deja en evidencia las carencias del discurso escrito de Lisias y las limitaciones de la palabra escrita ante lo nacido de la palabra hablada y el aprendizaje interno, ya que según él, la palabra escrita es un recuerdo de lo vivido. No sería descabellado opinar que poco puede recordar o integrar alguién que no ha vivido directamente lo que expresa la palabra escrita, como máximo puede ser un indicador en el camino hasta llegar a la comprensión verdadera y, a partir de esta comprensión, adquirir otra dimensión esta palabra escrita a consecuencia de la experiencia vivida.  En resumen, una concepción del saber muy alejada de las "ratas de biblioteca", del típico "empollón" y del profesor que se conforme con que sus alumnos repitan la lección como loros, ya que no crean sabiduría, crean apariencia de sabiduría que no es lo mismo.

Algunos extractos del "Fedro" (en la traducción decimonónica de Patricio de Azcárate):

"(...) Que el amor es un deseo, es una verdad evidente; así como es evidente que el deseo de las cosas bellas no es siempre el amor. ¿Bajo qué signo distinguiremos al que ama y al que no ama? Cada uno de nosotros debe reconocer que hay dos principios que le gobiernan, que le dirigen, y cuyo impulso, cualquiera que sea, determina sus movimientos: el uno es el deseo instintivo del placer, y el otro el gusto reflexivo del bien. Tan pronto estos dos principios están en armonía, tan pronto se combaten, y la victoria pertenece indistintamente, ya a uno, ya a otro. Cuando el gusto del bien, que la razón nos inspira, se apodera del alma entera, se llama sabiduría; cuando el deseo irreflexivo que nos arrastra hacia el placer llega a dominar, recibe el nombre de intemperancia"

"(...)No hay que desechar las palabras de los sabios, mi querido Fedro, pero también es preciso examinar lo que ellas significan"

"(...) los mejores discursos escritos no son más que una ocasión de reminiscencia, para los hombres que ya saben; (...) escritos verdaderamente en el alma, que tienen por objeto lo justo, lo bello, lo bueno, son los únicos donde se encuentran reunidas claridad, perfección y seriedad"

Foto tomada en Can N'Oriol (Rubí, Barcelona) el día 17-4-2010, la  hice porque el paisaje me recordaba en ese momento a un pasaje del "Fedro"

lunes, 19 de abril de 2010

Recuerdos de Jung

Ahora mismo no recuerdo la primera vez que me interesó leer algo de Jung, seguramente este hecho no estará cronologicamente muy lejano de cuando me interesé por figuras como Sigmund Freud (el padre del psicoanálisis) o Erich Fromm (autor de la notable obra "El Arte de Amar").  Lo que si puedo decir es que Jung me interesó -y sobretodo fascinó- muchisimo mas que Freud desde el punto de vista filosófico y fruto de ello han sido estas lecturas hasta el día de hoy: "Los Complejos y el Inconsciente", "Sobre el Amor", "Respuesta a Job", "El Secreto de la Flor de Oro" (con Richard Wilhelm) y "La interpretación de la Naturaleza y la Psique" (este último con referencias a la teoría jungiana de la Sincronicidad).

sábado, 17 de abril de 2010

Catherine L. Moore: "Northwest Smith"

Por Antonio Ortiz Carrasco (escrito en 2002 y remozado en 2010, una primera versión fue preparada para su publicación).

1. Biografía de la autora

Catherine Lucille Moore -a la cual podríamos adjudicar el título de Primera Dama del “Pulp”- nació el 24 de enero de 1911 en Indianapolis (Indiana, Estados Unidos). Sus inquietudes literarias se presentan en su niñez, a la manera de una Mary Shelley del siglo XX que narraba oralmente las historias nacidas de su imaginación. Su precaria salud física fue decisiva para que se aficionara a la lectura y la escritura, al tener que estar postrada en la cama durante largas temporadas. Una vez restablecida su salud con la llegada de la adolescencia, comenzó a cursar estudios universitarios en Indianapolis, pero el crack bursatil de 1929 hizo que los abandonara. Catherine optó por un trabajo de secretaria en la banca Fletcher Trust Company. No obstante, no olvidó sus sueños literarios y aprovechó su tiempo libre para escribir.

El descubrimiento de la revista pulp Amazing Stories en 1931 animó a Catherine a enviar sus relatos a esta publicación y a otras del mismo ramo. Después de una espera de dos años, su relato “Shambleau” fue publicado en el número de noviembre de 1933 de la revista Weird Tales. Catherine cobró por la historia una suma de cien dólares, una cantidad nada desdeñable en aquella época. Entre los muchos elogios que cosechó “Shambleau”, se encontró el de H.P. Lovecraft y el todavía más importante de Farnsworth Wright, el director de Weird Tales, que le animó a continuar en esa línea de trabajo.


Los lectores de Weird Tales tardaron algún tiempo en enterarse de que Catherine era una dama, ya que firmaba con el nombre de C.L. Moore. Uno de los que cayeron en este error fue Henry Kuttner, otro conocido escritor de Weird Tales, con el cual comenzó una relación de amistad que acabó en boda en 1940. Su matrimonio marcó el comienzo en una segunda etapa en sus respectivas obras literarias, marcada por la estrecha colaboración que mantenían en muchas de sus obras, ya fueran a nombre de Moore, Kuttner o bajo algún seudónimo. Tras la II Guerra Mundial la pareja vivió un corto espacio de tiempo en Hasting-on-Hudson (estado de Nueva York) para recalar finalmente en Laguna Beach, California. Consiguieron matricularse a principios de los años 1950 en la Universidad del Sur de California, donde se licenciaron en letras. Mientras tanto, su obra literaria conjunta se decantará hacía la Novela Negra.


Después de la repentina muerte de Henry Kuttner en 1958, Catherine abandona totalmente la escena literaria y segue trabajando en guiones televisivos para westerns y series detectivescas. Contraerá nuevas nupcias en 1963.

Las últimas años de la vida de Catherine fueron una lucha constante contra el mal de Alzheimer, que poco a poco fue deteriorando sus funciones mentales. Catherine L. Moore acabaría muriendo de esta enfermedad el día 4 de abril de 1987.

2. La saga de Northwest Smith

Catherine L. Moore escribió todas sus cuentos de Northwest Smith, trece en total, en el periodo que abarca desde la publicación de “Shambleau” en el número de noviembre de 1933 de la revista Weird Tales, hasta la aparición en Scienti-Snaps del poema en prosa “Canción en tono menor” (Song in a Minor Key), en febrero de 1940.

2.1. Las amenazas del espacio exterior

Los relatos del mercenario espacial Northwest Smith pertenecen al género de ciencia-ficción, y más concretamente a la parcela temática llamada Space-Opera. Casi todas las historias de Northwest esconden argumentos más propios de otros géneros como la fantasía, el terror y el relato policiaco, usando básicamente la CF como un cascarón exterior. Esta técnica también ha sido utilizada por escritores como Edgar Rice Burroughs (uno de los precursores del género) y Ray Bradbury (el escritor de CF más reconocido desde el punto de vista literario).

Las andanzas de Northwest Smith tienen lugar en nuestro sistema solar. Hijo de su tiempo, es un sistema solar todavía creible en los lejanos años 1930, en el cual los planetas Venus y Marte tienen vida inteligente, muchos astros son habitables y la tecnología ha avanzado lo suficiente como viajar de un astro a otro en naves espaciales. Faltaban varias decadas para que las sondas rusas y norteamericanas desvelaran la realidad de muchos de estos cuerpos celestes.

Catherine L. Moore, de forma previsible y como muchos de sus contemporáneos, hace transcurrir la mayoría de las historias de Smith en los planetas Venus y Marte (los astros que más han captado la imáginación del hombre durante toda la historia). El resto de escenarios se reparten entre un satélite de Júpiter, la Tierra y la Luna.

Respecto a la concepción argumental de los relatos, la mayoría de ellos siguen unas pautas muy determinadas. Muchos de ellos son relecturas futuristas de mitos antiguos y modernos. Así lo atestiguan, por ejemplo, escritos como “Yvala”, “Julhi” (deudores estos dos de la mitología griega) o “La Mujer Lobo” (el mito de la licantropía). Para justificar la dispersión de estas leyendas en el universo de Northwest Smith, C.L. Moore hace esta preternatural aseveración dentro del prefacio de “Shambleau” (el cual también entra de lleno en esta dinámica):

“El hombre ya había conquistado antes el espacio, y, como resultado de esa conquista, aún resuenan tímidos ecos, sí tímidos, a través de un mundo que ha olvidado el hecho innegable de una civilización que debió ser tan poderosa como la nuestra. Hay demasiados mitos y leyendas para lo pongamos en duda. El mito de la Medusa, por ejemplo, jamas habría podido brotar del suelo de la tierra (...) Y los antiguos griegos que nos narraron su historia debieron recordar, de forma imprecisa y sin creerselo del todo, un cuento de la antigüedad que hablaba de un ser extraño proveniente de alguno de los lejanos planetas, hollado antaño por sus más remotos antepasados”.

En otros relatos es evidente la influencia de diversos escritores, como se pone de manifiesto en “Sueño Escarlata”, que combina conceptos de Ambrose Bierce, H.G. Wells y el mito griego de los lotófagos:


“(...) ¿Que hay mas allá del lago?. Eso que se ve a lo lejos, ¿no son montañas?.

La joven volvió rapidamente la cabeza, y sus ojos como el jerez oscuro se oscurecieron con algo parecido al terror.
-No lo sé –dijo-. Creemos que es mejor no preguntar que hay... más allá.
Entonces, de repente, la irritación de Smith ante tanta evasiva se impuso, y dijo impulsivamente:
-¡Al diablo con lo que creáis! ¡Estoy cansado de oir siempre lo mismo a cada pregunta que hago! ¿Es que nunca os cuestionais nada? ¿Es que estáis tan paralizados por el miedo a algo invisible que tenéis muerta hasta la menor chispa de vuestra alma?”


La influencia de Arthur Machen, Algernon Blackwood y H.P. Lovecraft (este último contemporáneo y corresponsal de la escritora) también se deja sentir en “El Árbol de la Vida”. En este relato el aventurero espacial es transportado a un fantasmagórico lugar habitado por Thag, un terrorífico ser arbóreo-primigenio que se alimenta de una raza menuda y decadente que habita la región:

“Sólo aquel árbol, entre todos los objetos del país brumoso, era nítidamente visible para él... terriblemente nítido, despiadadamente preciso. Ninguna palabra podría describir la sorprendente amenaza que moraba entre sus ramas. Mientras lo observaba, a Smith se le ponía la piel de gallina, y, a pesar de todas sus prevenciones, ni siquiera pudo comprender que la sensación de peligro era tan elocuente. Según todas las apariencias no era más que un símbolo fabuloso, milagrosamente vuelto a la vida; pero el peligro emanaba tan fuerte de él que sintió que se le erizaban todos los cabellos de la nuca mientras lo miraba”.


2.2. El sombrío Northwest Smith

Northwest Smith es un curtido mercenario que se vende al mejor postor, ya sea un gangster galáctico o la cantante de moda de una ciudad marciana. Es un proscrito en su planeta natal, la Tierra, por un delito que impide su retorno y que ha dejado una marca indeleble de nostalgia y amargura en su espíritu.

El carácter de Smith es áspero, impulsivo y autosuficiente. Se puede decir que representa, en parte, una fusión de los heroes del “western” y de la “Novela Negra”. Como contrapunto a estos personajes solitarios y de gatillo fácil, está la presencia del venusiano Yarol, amigo fiel de nuestro aventurero terrícola, que humaniza al frío Northwest a ojos del lector.

El punto débil de la personalidad de Northwest es su actitud ante las mujeres atractivas, ante las que olvida toda precaución. Llevado por una mezcla de deseo sexual o de protección, no es raro que acabe siendo engañado por criaturas de naturaleza vampírica (“Shambleau”) o conducido a los santuarios de organizaciones secretas (“Sed Negra”) En el climax de estos desarrollos argumentales, los instintos primarios de Northwest salen a la luz en forma de pistola-laser o del uso de su fuerza física para acabar con el villano de turno (mujeres incluidas). No estará de más decir que los desnudos de los personajes femeninos no se hacen esperar demasiado, ya que C.L. Moore sabía perfectamente que la mayoría de los lectores de “pulp” eran hombres.


2.3. Bibliografia en castellano

- Nueva Dimension núm. 64 (Ediciones Dronte, 1968)
Número monográfico sobre C.L. Moore de esta añorada revista de ciencia-ficción (concebida por Luis Vigil, Domingo Santos y Sebastián Martinez). Este monográfico incluyó un prólogo sobre la escritora y seis de sus relatos sobre Northwest Smith: “Shambleau”, “Sed Negra”, “El Arbol de la Vida”, “Sueño Escarlata”, “Yvala” y “La Mujer Lobo”.

-Northwest Smith (Editorial Anaya, Colección Nueva Thule, núm. 17, 1996)
Una cuidada recopilación, traducida y dirigida por Javier Martín Lalanda, que incluye todos los relatos protagonizados por el aventurero Northwest Smith excepto “En busca de la Piedra de la Estrella” (Quest for the Starstone).

-Jirel de Joiry (Editorial Anaya, Colección Nueva Thule, núm. 18, 1996)
Otra antología preparada por Javier Martín Lalanda, que recopila todos los relatos protagonizados por la heroína medieval Jirel de Joiry de Catherine L. Moore. Incluye el anteriormente mencionado “En busca de la Piedra de la Estrella”, donde Jirel y Northwest Smith unen sus fuerzas contra un enemigo común. No está de más comentar que, como curiosidad, quizás sea este uno de los pocos relatos donde Moore deja traslucir sentimientos nobles en el carácter de Smith.


2.4. Información adicional

De los trece relatos de Northwest Smith, tres de ellos fueron escritos por Catherine L. Moore en colaboración con otros autores:

-“La Ninfa de la Oscuridad”, con Forrest J Ackerman

-“La Mujer Lobo”, con Robert H. Barlow

-“En busca de la Piedra de la Estrella”, con Henry Kuttner

martes, 13 de abril de 2010

El Yoga según Alejandro Maldonado

video
El profesor de yoga Alejandro Maldonado en la presentación de uno de sus vídeos. Enumera las ventajas físicas y mentales de esta práctica milenaria hindú, y también da buenos consejos referentes al tema.

lunes, 12 de abril de 2010

La Bella y la Bestia (Jean Cocteau, 1946)

Jean Cocteau dirigió en 1946 una versión cinematográfica de "La Bella y la Bestia". He aquí un extracto!
video

sábado, 10 de abril de 2010

Ivan Lins: "Começar de Novo"

video

El cantante y músico brasileño Ivan Lins en una de sus composiciones mas famosas y profundas, "Começar de Novo". Como ocurre con mucha música del teclista y compositor griego Vangelis, las armonías que crea Lins en sus canciones pueden llegar a emocionar mucho, y no digamos si se hace un pequeño esfuerzo y se entienden las letras en portugués.

La primera vez que escuché esta canción, y posiblemente al mismo Ivan Lins, fue en un recopilatorio doble del Festival de Jazz de Montreux que publicó su promotor Claude Nobs allá por los 90, el primer CD era de actuaciones de músicos de jazz y el segundo de MPB (Música Popular Brasileña). La primera pista era de Ivan Lins, donde hacía un medley entre sus composiciones "Bilhete" y "Começar de Novo". Otro buen toque de atención con Ivan fueron dos trabajos del jazzman belga Toots Thielemans que giraban en torno a canciones brasileñas, donde hacía duetos -con su armónica, guitarra y voz- con los compositores de los temas (Lins proporcionaba los temas "Ce" y "Começar de Novo").

Escena de Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

video
BLADE RUNNER (Ridley Scott, 1982). Perlas escondidas en los momentos más inquietantes de la película, enmarcados en las preguntas ¿Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad? y ¿Pero quién vive? (en referencia a la amada replicante del personaje de Harrison Ford) ¡Y que decir de la reflexión del replicante sobre la vida, tan poética y nostálgica que hace sentir que nuestro paso por el mundo es temporal y nuestras vivencias y recuerdos también! Algo no funciona bien en una sociedad cuando las personas parecen máquinas y las máquinas sorprenden por la imitación que hacen de los humanos. La voz del replicante corre a cargo del prestigioso actor, presentador y doblador Constantino Romero.

miércoles, 7 de abril de 2010

Simone Marnier "Tigre Blanco, Dragón Verde"


Hace dos días -el 5 de abril- que terminé la novela "Tigre Blanco, Dragón Verde" de la autora Simone Marnier. Me ha parecido una lectura muy interesante, ya que estaba predispuesto después de la lectura de bastantes obras sobre taoísmo.

La novela de Simone Marnier está protagonizada por el monje taoísta Tu Ming, al que su maestro Wu anima a emprender el Cultivo Dual, un tipo de yoga tántrico en el que va aprendiendo este arte de manos de cinco mujeres. Claro está que el Cultivo Dual no se quedará en esto y que Tu Ming aprenderá también cosas sobre sí mismo, de las mujeres que va conociendo y de la vida (deseo, apego, melancolía, placer, dolor, empatía, dependencia, el significado espiritual de la palabra "compartir", etc...). Un aprendizaje que cambiará su mundo para siempre.

La calidad literaria de la obra no es muy boyante que digamos, pero es lo que menos importa en una temática de este tipo, por mucho que el taoísmo o el budismo zen tiendan a un espíritu poético. Hay muchos lugares comunes para los lectores familiarizados con el Tao y la cultura china -menciones a Confucio, Lao Tse, Chuang Tzu, tiradas de I Ching, incluso alguna del yogui indio Patanjali- pero creo que eso ayuda mas que perjudica (hace algún tiempo un amigo me hablo de que cuando, por ejemplo, vemos una película de Woody Allen donde se habla de Dostoyevski, si no se ha pasado por la "experiencia Dostoyevski" se pierde la mitad del mensaje emocional que puede suponer la lectura de obras como "Crimen y Castigo" o "El Idiota").

Sospecho que la intención de Marnier al escribir su obra es marcar un paralelismo muy claro entre Tu Ming y las experiencias personales y sentimentales que haya vivido el lector o lectora, que puede identificarse con el monje taoísta al hacer balance de su vida y discernir que hombres o mujeres han aportado una influencia enriquecedora y verdadera. Todo ello en clave de travesía en la que cada vicisitud y experiencia llega y/o se va en el lugar y momentos adecuados, preparando el siguiente estadío o incluso la llegada final a meta.

En resumen, creo que "Tigre Blanco, Dragón Verde" es una lectura muy recomendable que, sin ninguna pretensión literaria, entretiene y que va dejando perlas entre sus páginas.

sábado, 3 de abril de 2010

P.D. Ouspensky: "El Tarot De Ouspensky"


Piotr Demiánovich Ouspensky (1878-1947) fue un filósofo y escritor ruso que escribió varios libros de temática mística, espiritual y esotérica. Fue amigo y colaborador del también filósofo y místico George Gurdjieff, al que ayudó de manera muy significativa en la difusión del concepto de Cuarto Camino.

Una de mis últimas lecturas ha sido un librito de este hombre, "El Tarot de Ouspensky" (subtitulado "El Simbolismo del Tarot"), editado por Ediciones Obelisco. Es un texto de 1913 editado en la ciudad rusa de San Petersburgo (antes de su cambio temporal de nombre a Leningrado tras la Revolución Bolchevique).

De muy fácil y amena lectura (me duró menos de dos horas), su argumento gira en torno a los encuentros de un personaje con todas las figuras de las cartas del Tarot. La atmósfera de la historia parece un cruce de viaje lisérgico, la prosa del Apocalípsis de San Juan y los viajes planetarios del Principito de Antoine de Saint-Exupery. Se pasa de la filosofía al horror pasando por la alquímia y las citas e ideas de figuras como Zarathustra, Plotino y Hermes Trismegisto. El final es eficaz, aunque de conclusión lógica si tenemos en cuenta que la intención del texto es fomentar el autoconocimiento. Estas son las partes que mas me han gustado: el Loco, la Sacerdotisa, el Mundo, el Carro, el Diablo, la Muerte y el Colgado.

Creo que el lector que puede sacar partido de esta obra se encuentra fuera del intelectualoide con ínfulas y del creyente ciego en la adivinación y la cartomancia, seguramente esté mas cerca de ese Jung que investigó los arquetipos del Tarot y del texto milenario chino I Ching (cuya esencia taoísta, añadidos confucianos y la traducción de Richard Wilhelm le dieron un calado filosófico que el Tarot nunca tuvo en Occidente).

viernes, 2 de abril de 2010

(Lectura actual) "Tigre Blanco, Dragón Verde" de Simone Marnier


Comence hace dos días la lectura de una novela de Simone Marnier editada por la pequeña editorial Ediciones La Llave-D.H., llevo leído ya un tercio del libro y la verdad es que tiene muy buena pinta.

Hago un "Corta y Pega" de la ficha inserta en la página web de Alfaomega, S.L., la distribuidora del libro:

---------------
Tigre Blanco, Dragón Verde describe la evolución espiritual, psicológica y erótica de Tu Ming, un monje taoísta de la antigua China.

En su aprendizaje, Tu Ming visita consecutivamente a cinco maestras de la disciplina conocida como el «cultivo dual», un tipo de yoga tántrico que, mediante técnicas sexuales, atraviesa diferentes etapas de desarrollo espiritual y culmina en la gestación de un embrión espiritual en el momento de la iluminación.

Las cinco maestras que instruyen a Tu Ming cubren un amplio espectro de personajes, extraídos del folklore chino, como una dulce prostituta llamada Mei Cha, una ruda recolectora de plantas medicinales de nombre Su Ba o una acrobática princesa tibetana.

De ese modo, al tiempo que cae bajo el hechizo de estas cinco mujeres, sin parangón en la literatura religiosa, el monje taoísta no sólo avanza en su práctica, sino también en su comprensión de la vida y el amor.

Durante el apasionante final de su aventura, el monje Tu Ming experimenta una transformación que le hace replantearse qué significa el logro de la suprema sabiduría.
----------------

Uno de los subtitulos de "Tigre Blanco, Dragón Verde" es "Un relato sobre la alquímia interior taoísta", lo que coloca el contexto de la novela en el taoísmo posterior a Lao Tse y Chuang Tse, en el que el taoísmo puramente filosófico de estas figuras se mezcló con budismo, chamanismo y otros agregados religiosos y alquímicos (aunque desde luego, la novela de Marnier es mucho mas asequible e interesante que el tratado pos-Lao Tse "El Secreto de la Flor de Oro", traducido por Richard Wilhelm y prologado por Jung).

Una cosa antes de terminar, como aclara la autora en la introducción del libro, el lector que espere pornografía light o al uso se sentirá decepcionado, ya que va por derroteros más insinuantes y, sobretodo, filosóficos o espirituales.

La vida se abre camino


Una foto realizada el día de hoy en el trayecto que va desde Rubí hasta Sant Cugat del Vallés. La naturaleza se abre paso entre el cemento y el hormigón, al igual que las personas con alma lo tienen que hacer en sociedades urbanas basadas en el materialismo, el hedonismo o el corporativismo (y en la que la espiritualidad, la filosofía o simplemente pensar que existe algo más esta mal visto o arrinconado).