domingo, 28 de noviembre de 2010

Videoclip de Bryan Adams y Paco de Lucía

Have You Ever Really Loved A Woman? (1995) de Bryan Adams y Paco de Lucía para la película Don Juan de Marco (producción de Coppola con Johnny Depp, Marlon Brando y Faye Dunaway). Después de la sorpresa inicial e imaginar que podían hacer juntos músicos tan distintos como Adams y Paco, esta canción me pareció en su día agradable y sin pretensiones. La letra es un canto a la ternura. Que se abstengan de escucharla culturetas, fanáticos del rock y puristas del flamenco, no está hecha para sus oídos. 

   
Hoy he redescubierto esta balada después de años sin escucharla y me ha parecido relajante en un día de jornada electoral en Cataluña marcada por una campaña propia de niños de preescolar y en la que todas las opciones desencantan por igual.  

8 comentarios:

  1. Espléndida balada. La verdad es que sigue conservando intacta su capacidad de epatar. Muy emotiva.

    Bryan Adams... uno de los blancos preferidos del francotirador cultureta. Lo que se pierden tan obcecados individuos por no dejarse llevar...

    ResponderEliminar
  2. El redescubrimiento del tema fue a través del videoclip oficial que he posteado, y a partir de ahí busque la BSO en mi casa(Paco de Lucía interviene en más piezas).

    Lo entiendo un poco en el caso de los nostálgicos de su etapa rock (Adams era considerado el Bruce Springsteen canadiense), ya que el cambio fue notorio. Pero hay que verlo como dos etapas diferentes y ya está, pero Adams no es nada con la salvaje polémica en el jazz del Miles Davis acústico o puro (1946-1968) y Miles Davis eléctrico (1969-1991).

    ResponderEliminar
  3. Estas elecciones le tocó pringar a mi compañera como presidente de mesa (que ya es mala suerte; era la sustituta del sustituto). Pues bien; a la hora de hacer el recuento, se encuentra con un sobre pringoso que hedía a choriso. Confirmado; abre el sobrecito y se encuentra con dos hermosas rodajas de embutido cerdil y una nota bastante significativa:

    'Pa que voy a votar, sin son todos una panda de CHORIZOS.'

    Tal y como os lo cuento. Anécdota totalmente verídica y sufrida en sus propias carnes por mi pobre lucerillo.

    Pa que veáis lo harta que está la peña de esta banda de cuatreros miserables...

    ResponderEliminar
  4. En estas elecciones solo había dos opciones: no votabas por cansancio o concebir el voto como castigo (solo así se explica el éxito de ese Berlusconi a la catalana que es Joan Laporta).

    Menos mal que luego existe la belleza, ese sedante que nos proporciona la vida. Y un ejemplo de ello es la canción de Bryan Adams y Paco de Lucía.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de escucharla otra vez. A nivel laboral, hoy ha sido un día infernal. Estoy molido. Necesitaba desconectar de alguna forma y esta hermosa y luminosa canción me ha ayudado a hacerlo.
    Nada de mierdas oscuras y retorcidas, que pa eso ya está el antro donde laburo.

    ResponderEliminar
  6. Es complicadillo el tema de los entornos laborales, ya es una suerte encontrar (aparte de conseguir el curro mismo) uno donde sentirse medianamente integrado o donde se fluya. También nosotros debemos hacer un esfuerzo o intentarlo.

    El problema estriba en los entornos donde no dejan ser a una persona ella misma y donde la quieren asimilar al estilo de los Borgs de Star Trek :-)))(no es lo mismo cuando los demás tienen su rollo pero dejan hacer al que tiene otro rollo).

    El videoclip de la canción de Bryan Adams dice muchas cosas, la sutilidad de esas caricias que tanto amor y afectos transmiten (eso es lo que vale y no las camaderías de bar). Somos seres vivos que necesitamos afecto y cariño aunque seamos autosuficientes (en el reino animal es básico en las manadas, es el hombre el único animal que ve en la falta de cariño o la incapacidad de deleitarse con la belleza una prueba de hombría o masculinidad).

    ResponderEliminar
  7. El problema es que vivimos en una socieded profundamente perturbada. El hombre está profundamente alienado y tan alejado de su Ser que ha olvidado por completo sus raíces. Inmerso en el pensamiento compulsivo (la mente es un buen sirviente pero un mal amo) e identificado por completo con la forma, rechaza, por miedo o ignorancia, todas aquellas emociones vinculadas directamente con su verdadera naturaleza: el entusiasmo, la alegría, la empatía por el sufrimiento ajeno, el reconocimiento de las cosas verdaderamente bellas y perdurables...

    La mátrix que nos oprime y esclaviza ha condicionado nuestra forma de pensar y de sentir hasta tal punto que nos obliga a rendir pleitesía a toda una serie de condicionamientos morales, culturales y religiosos que son una auténtica BASURA.

    El verdadero guerrero de la luz es aquél que, a pesar de tener la sensación constante de sentirse extraño (e incluso ridiculizado), no desfallece e intenta, en la medida de lo posible, aportar un poco de humanidad y calidez a un entorno plagado de putos zombis egoístas, arrogantes, marrulleros y mezquinos.

    Lo que no quiere decir que a veces resulte cansado y hasta desesperanzador...

    ResponderEliminar
  8. Ante esto último, no hay nada mejor que un buen tema de swing, de ese que hace sonreir y mover los pies sin querer. Ya te pondré una muestra algún día de estos :-)

    ResponderEliminar