domingo, 24 de octubre de 2010

Házael G. y su novela "La Muerte Negra"


La había comenzado a leer el Día de la Hispanidad, y fue ayer por la noche cuando terminé la lectura de La Muerte Negra, la primera de las novelas de Házael González para la Línea Z de Dolmen. Me ha parecido una lectura lígera y bastante entretenida (muy entretenida por capítulos).  No la pondría en un Grandes Éxitos de literatura zombi (se puede pedir más descripciones de los escenarios o un final más detallado) pero no me puedo quejar en lo que realmente importa cuando lees una obra literaria, que un autor te dé entretenimiento sea cual sea la temática que cultive (y tanto da si es un autor clásico, un filósofo, un autor de best-sellers, un ensayista o  un humilde currante que se gane la vida escribiendo novelitas para kioscos). 

La Muerte Negra es una mezcla de novela histórica y ficción zombi que retrotrae la pandemia zombi a la terrible epidemia de Peste Negra del Siglo XIV, donde la reanimación de los muertos es un terrible apéndice de la propia Peste. El protagonista es un aventurero occitano al que llaman LeBlanc, que animado por el preboste de la Abadía de Montserrat iniciará un viaje que le conducirá desde Occidente a Oriente en busca de una supuesta cura de la enfermedad, siendo testigo de intrigas y tropelías de vivos y no-muertos. La historia gana en concreción cuando entran en danza personajes como Abèl (el sobrino veneciano de LeBlanc) y el misterioso monje Kirias. Este trío me inspiró simpatía. A esta trama principal se suman acertados interludios ambientados en las naciones e imperios de la época (en algunos de ellos hacen acto de presencia diversos personajes históricos). Durante la lectura también se deja notar el aprecio del autor por la cultura y el conocimiento (algunas de sus reflexiones filosóficas me parecieron de lo más acertado de la obra). En lo que respecta al papel de los zombis o no-muertos, su presencia es modesta.

Resumiría La Muerte Negra como un entretenimiento honesto que puede captar el interés de lectores de novela histórica que no pretendan un Yo, Claudio de Robert Graves,  y también el de aquellos fans del género zombi  que no busquen un seguimiento mimético de George Romero. No estará de más llamar la atención sobre la ilustración en portada de Alejandro Colucci, simplemente espectacular :-)

Házael firmando mi ejemplar de La Muerte Negra en la presentación de la Línea Z del 10-10-2010 en Librería Universal (Barcelona)

No hay comentarios:

Publicar un comentario