miércoles, 11 de agosto de 2010

Otra reseña de Diario de un Zombi por Ibur


He aquí la crítica de Diario de un Zombi por mi amigo Ibur:

He terminado 'Diario de un zombi'. El libro de Sergi es un relato conmovedor, emotivo, edificante y muy entretenido. Rezuma, como ya te comenté, una dulce ternura y un cálido e inteligente uso del sentido del humor. 'Diario de un zombi' es, sobre todo, la narración de un recorrido iniciático que trasciende los límites del género y se erige, conscientemente, en una fervorosa loa a la importancia del sacrificio, el perdón y la redención (valores, como ya sabes, "popularísimos" hoy en día). Así, la novela de Sergi Llauger se convierte en un hermoso canto al amor incondicional, escrito con ardiente entusiasmo y una sensibilidad que denota, seguramente, un corazón noble.

'Diario de un zombi' es una fábula que bebe de muchas fuentes y que, en determinados momentos, provoca una sensación de déjà vu. El durísimo periplo de Erico (entrañable, noble y atormentado antihéroe) y Paula (arquetipo de la pureza y los valores más elevados del alma) me recuerda, por su sensación de peligro ominoso y las escasas posibilidades de llegar a buen puerto, al peligroso y aterrador viaje de Frodo y Sam a las baldías tierras de Mordor o, por poner un ejemplo más reciente, al angustioso y terrorífico peregrinaje de Viggo Mortensen y Kodi Smith en 'The Road', película inspirada en el apocalíptico relato de Cormac McCarthy. En ambos casos, almas delicadas y sensibles enfrentadas a un futuro incierto y a un presente infestado de amenazas.

Lo curioso -y gratificante- es que cuando uno acaba de leer 'Diario de un zombi', no puede evitar sentir unas considerables ganas de dar un fuerte abrazo a su autor. Tal es la sensación de empatía que se establece con los dos protagonistas.

9 comentarios:

  1. Excelente reseña, Ibur. Se la he hecho llegar al autor y su comentario ha sido:

    "Es genial, Antonio. Quisiera darle las gracias al autor de esa reseña. Ha sido un placer leerla :-)"

    ResponderEliminar
  2. Leo tu blog siempre que puedo. Que responda aquí si lo desea.
    En el último párrafo de la reseña, me gustaría que introdujeras la siguiente corrección: 'fuerte abrazo al autor. Tal es la sensación de empatía que se establece con los dos protagonistas.'
    Así. Tal como suena. Sin el PUES y sin repetir UNO.

    ResponderEliminar
  3. Oh, hermano... Estos días en Ribes y Queralbs han sido un bálsamo para el alma. Y no me hizo falta usar el bate que guardo en el maletero. A Sergi he de decirle que lugares como Pardines, Bruguera, y, sobre todo, sobre todo, el santuario de la Vall de Núria son PERFECTOS para emplazar -si las circunstancias lo requirieran- el último bastión de la resistencia humana.

    Esperemos que, a pesar de vivir en una sociedad zombificada y ya camino de su inminente extinción, el Apocalipsis aún quede lejos.

    ResponderEliminar
  4. El contacto con la naturaleza es un bálsamo incluso para las almas más cerradas y urbanitas :-)

    ResponderEliminar
  5. Esto de las correcciones para un escritor es el cuento de nunca acabar, y te lo digo por experiencia ;-)

    ResponderEliminar
  6. Sin contar que he hecho las mejores fotos de mi vida.

    Cuenta con un DVD.

    ResponderEliminar
  7. Eso que lo diga alguien apasionado por la fotografía -como intuyo que eres- no es moco de pavo. Mira por donde tendré la oportunidad de ver como son esos parajes por donde discurre parte de "Diario de un Zombi" :-)

    ResponderEliminar
  8. Sí, amigo... La intensidad de la pasión que sentís Sergi y tú por la palabra escrita es muy similar a mi devoción por congelar el instante presente de la forma más hermosa posible.
    Pues, para mí, fondo y forma caminan de la mano.

    Un poco de paciencia con el DVD. Esta vez, espero entregarte, aunque ni yo mismo me lo crea, LA versión definitiva.

    ResponderEliminar
  9. Lo cierto es que la novela -y esto es una sugerencia para Sergi- es perfecta para ser adaptada a la gran pantalla. Está repleta de imágenes sugerentes y poderosas a las que cracks de la talla de Guillermo del Toro, Peter Jackson, Sam Raimi o, proclamémoslo sin complejos, Juan Carlos Fresnadillo, podrían dar forma cinematográfica. Atesoran la sensibilidad y la garra visual necesarias para extraer la esencia de la novela y recrearla en todo su fílmico esplendor. Sin dudarlo, me inclinaría por un díptico cinematográfico y, si el presupuesto fuera desorbitado para rodar en imagen real, yo votaría por recrearla en un anime de calidad.
    Estos japos son increíbles a la hora de visualizar mundos de pesadilla -y mostrarlos con sobrehumano detallismo-, y paisajes de deslumbrante belleza.

    Miyazaki sería perfecto. Katsuhiro Otomo, Mamuro Oishi y Satoshi Kon, tal vez no tanto. El problema es que las pelis de estos últimos alardean de un perfeccionismo técnico SOBRECOGEDOR, pero también carecen de la profundidad emotiva necesaria para desarrollar una historia de estas características.

    ResponderEliminar