lunes, 19 de abril de 2010

Recuerdos de Jung

Ahora mismo no recuerdo la primera vez que me interesó leer algo de Jung, seguramente este hecho no estará cronologicamente muy lejano de cuando me interesé por figuras como Sigmund Freud (el padre del psicoanálisis) o Erich Fromm (autor de la notable obra "El Arte de Amar").  Lo que si puedo decir es que Jung me interesó -y sobretodo fascinó- muchisimo mas que Freud desde el punto de vista filosófico y fruto de ello han sido estas lecturas hasta el día de hoy: "Los Complejos y el Inconsciente", "Sobre el Amor", "Respuesta a Job", "El Secreto de la Flor de Oro" (con Richard Wilhelm) y "La interpretación de la Naturaleza y la Psique" (este último con referencias a la teoría jungiana de la Sincronicidad).

3 comentarios:

  1. Muy buenas,

    Aprovecho este feliz rato de esparcimiento para compartir contigo una perla de sabiduría 'made in' Nisargadatta.
    Léela y medita sobre ella. Está cargada de poder.

    'Usted es el Infinito enfocado en una persona. En estos momentos, sólo puede ver a la persona. Ponga empeño en su tarea y podrá ver el Infinito'

    Ahí queda eso...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aportación, Ibur. De Nisargadatta (referencia del Advaita Vedanta moderno) tengo un libro titulado "Yo Soy Eso" (Ed. Sirio si mal no recuerdo), que voy leyendo a cuentagotas.

    Respecto a tu cita me he fijado en la parte "Usted es el Infinito enfocado en una persona. En estos momentos, sólo puede ver a la persona (...)", que entronca con la definición que el propio Jung -que viajó por la India y cuya filosofía le influenció- dio de su arquetipo de Persona:

    «La Persona es aquel sistema de adaptación o aquel modo con el cual entramos en relación con el mundo (...) El peligro está en que se identifique uno con la Persona, como por ejemplo el profesor con su manual o el tenor con su voz (...) la Persona es aquello que no es propiamente de uno, sino lo que uno y la demás gente creen que es».

    Nos llamaron al nacer Ibur, Antonio o Pepe y pudimos crecer y ser educados en un entorno determinado, pero en sí no somos ello, ya que de haber sido adoptados por otra familia tendríamos otra identidad.

    Nisargadatta y Jung coinciden en sus citas de lo erróneo de identificarse con la persona (ya que ello implica roles y protocolos que mantener, sin margen de libertad). Lo que somos hay que descubrirlo, lo que es seguro es que somos mas que un nombre. Quizá tenga que ver con el concepto de "Naturaleza Original" de la que hablan el taoísmo o el budismo.

    ResponderEliminar
  3. Salud, Antonio

    Discernir entre lo que uno cree ser y lo que REALMENTE es. En ese proceso creo ¿yo? que reside la meta última del Yoga.

    ResponderEliminar